Nuevos inicios

8 'hobbies' a los que engancharse este septiembre en Barcelona

Que la próxima crisis mundial no te pille desprevenido. Es septiembre, el mes de los coleccionables y de buscarse nuevas aficiones

Un taller de ’kombucha’, el paraíso ’millennial’.

Un taller de ’kombucha’, el paraíso ’millennial’. / Manu Mitru

Ya te queda muy lejano, pero echa la vista atrás, hacia la cuarentena. ¿Te acuerdas cuando, a falta de otros planes, te miraste el catálogo de Netflix de arriba abajo? ¿O cuando hacías pan porque la única alternativa igual de estimulante era construir un fuerte de papel higiénico? ¿Esos momentos de comer techo en los que te repetías «en cuanto se pase esto me busco un 'hobby', sin excusas»? Pues este es tu recordatorio: has incumplido tus promesas más veces que Fani de 'La isla de las tentaciones'. Aprovecha que estamos de lleno en septiembre, mes de nuevos inicios (y no solo por la vuelta al cole, también vuelven los cursos, gimnasios y coleccionables), para buscarte una afición. Así, llegarás preparado a la próxima crisis mundial. 

Pendientes de un hilo

Moda tejedora

Hay una moda que no deja puntada sin hilo: ha vuelto la moda de la costura. Hasta tiene un festival dedicado, Barcelona Knits.

/ Barcelona Knits

Los 'influencers' llevan años reivindicando la moda de recuperar las tareas del hogar, lo 'handmade' y las antiguas costumbres. Y aunque, intentándolo, han dicho muchas tonterías (como ponerle el nombre de 'sundrying' a la moda de, literalmente, colgar la ropa en el tendedero), hay una afición de las que han retomado el hilo y que ha encontrado una gran masa fan: la costura, desde el punto de cruz hasta el 'patchwork'.

En Barcelona, pásate por Fet a mà Patchwork (Tamarit, 161), los talleres de 'freestyle knitting' de Anna Jaune en La Lola (Sant Salvador, 109), o Lalanalú (Martínez de la Rosa, 71). Las dos socias de esta última, Kiara y Eva, son las organizadoras, junto a dos compañeras más, Ana y Marta, de Barcelona Knits, un festival dedicado a la costura que se celebrará los días 6 y 7 de noviembre. La moda tejedora es imparable: si hasta hizo una aparición en las Olimpiadas, cuando el saltador de trampolín Tom Daley hizo ganchillo en las gradas de Tokio.


Nivel ‘Bricomanía’ 

Conviértete en manitas

Con los talleres de la Bricoteca serás el 012 de tus amigos cuando se pasen por el IKEA.

/ Bricoteca

Prepárate para ser la llamada de emergencia de tus amigos cada vez que compren en Ikea. El bricolaje es la afición más útil cuando hay mudanza, y en Barcelona encontrarás muchos cursos donde ponerte a la altura de 'Bricomanía'. La más famosa, sin duda, la Bricoteca (Viladomat, 236-238), que organiza talleres para adultos, extraescolares para menores y hasta fiestas de cumpleaños. Bienvenido al único lugar donde en el juego de las sillas las añaden y no las quitan.

Otra opción son los centros cívicos (como el de Sagrada Família o la Casa Groga, entre otros), donde suele haber talleres de manualidades, reparaciones y bricolaje.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete


Vive tu momento ‘Ghost’

El ‘boom’ de la cerámica

Una "víctima" del 'boom' de la arcilla.

/ Consell 81

O Ikea ha dejado de vender platos o han hecho un revival de 'Ghost' y tú ni te habías enterado. ¿Qué otra explicación, si no, tiene este 'boom' de la cerámica? «Es antiestresante, es sencillo, requiere mucha concentración, así que es casi 'mindfulness', y encima te ahorras los amigos invisibles a base de regalar macetas hechas con amor», explica Clara, una valenciana afincada en Barcelona que se enganchó a esta tendencia tras pasarse meses viendo 'stories' con arcilla.

Algunas de las opciones más populares, que cuentan con decenas de miles de seguidores en redes: Cerámica Forma (Enamorats, 78), La Ceramicaria (Sant Pere Mes Alt, 26, y Robí, 30-36), y Consell 81 (Consell de Cent, 81), que no solo se dedica a la cerámica, sino que también hace talleres de manualidades con resina, pintura, joyería, silicona, y hasta cemento.


Vuelta a los fogones

‘Hobby’ culinario

Lo pasaste fatal en la cuarentena, y no solo por el encierro, sino por el FOMO que te daba (ese miedo a perderte algo) al ver a tus amigos horneando pan mientras tú desayunabas tostadas tan oscuras que se podrían haber unido a los 'Sith'. No, nunca es tarde para convertirte en la Ruscalleda de tus amigos. Hay tantas escuelas de cocina que una ardilla podría cruzar la ciudad pasando solo por sus fogones. Por recomendar algunas de las más 'in', Roc35 (Masoliver, 8), en la zona 'cool' del Poblenou y con una cocina muy instagrameable. O Cook & Taste (Paradís, 3), en una ubicación envidiable, entre plaza de Sant Jaume y las columnas del Templo de Augusto. Por último, Lov Ferments (Pallars, 85), dedicada a los fermentados: kombucha, kimchi, vermut, y ese largo etcétera culinario siempre presente en las stories del moderneo.


Deporte fuera del ‘gym’

Alternativas para sudar

Clases para los que el cardio les hace saltar de alegría, en Jump It BCN.

/ Laura Guerrero

¿Tu 'hobby ideal' o te hace sudar, o no te interesa? Pues el 'kangoo power' te hará saltar de alegría. Puedes probarlo en Jump It! BCN (@jumpitbcn) o Barcelona Rebota (@barcelonarebota), donde, subidos en botas de rebote (incluyen un sistema para amortiguar el salto y, a la vez, propulsarte hacia arriba), hacen cardio con unos saltos que ni el marsupilami.

Otro deporte, muy de moda, es el 'pole dance'. Engánchate en una barra y ejercita, literalmente, todo el cuerpo. Una clase aquí, y sentirás que tienes 30 años más de los que pensabas. Diez clases después, y acabarás subiéndote hasta por las barras del metro. Algunas academias: Poledance Factory (plaza de les Dones del 36, 4), Pole Dance BCN (Rocafort, 250), Feeling Woman Pole Dance-Sport (Zamora, 68) o Basement (Bofill, 14). 

Si eres más de tiro con arco, en Barcelona hay dos lugares para conseguir una puntería tan precisa que no fallarías ni uno de los dardos que vuelan entre la Moncloa y la Generalitat: el Club Arc Montjuïc (Àlaba, 60), el más famoso de Barcelona, y el Archery Tag, con sus batallas campales con arco. ¿Que prefieres tirar hachas a flechas? Barcelona Axe Throwing (Trafalgar, 8) o The Axe Club (Castillejos, 181). Y si eres más de tirar la caña… bájate Tinder.


'It’s very difficult' todo esto

Aprende inglés

Cada vez que te dicen 'hello', te sientes más perdido que Rajoy en una cumbre internacional. Ya es hora de ponerle remedio. Lo típico: academia de inglés. Por ejemplo, la Number 16 School (Rambla Catalunya, 43). Vale la pena visitar, aunque solamente sea porque es un pasote arquitectónico. Si prefieres aprender saltando a la piscina, sumérgete en grupos de 'expats', donde solo se habla inglés. Por ejemplo, los 'afterworks' del meetup Comehome Barcelona o sus 'speed dating', donde, con suerte, la lengua inglesa no será la única que conocerás.


Astrónomos amateurs

Codearse con estrellas

En una galaxia muy, muy lejana... que puedes ver por telescopio con Aster.

/ Aster

Por culpa de la contaminación lumínica, la única forma de ver las estrellas en Barcelona es pegándose una leche. Así que para conocer el cielo, toca recurrir a los expertos de la astronomía. El Observatori Fabra (Camí de l’Observatori, s/n) lleva desde 1904 mirando el cielo. Ahora, además, ofrece cursillos de telescopio para todos los niveles. También está Còsmik (Viladomat, 235), vendedores de telescopios y formadores de astrónomos principiantes, y Aster, agrupación astronómica de Barcelona (Viladomat, 291), que aunque sigue con el formato virtual por la pandemia, para la Mercè organiza una observación solar abierta al público general.

'Bonus track': un plan rollo escapadita romántica, el Observatori Astronòmic de Castelltallat (Sant Mateu de Bages). Situado en lo alto de la montaña, cuenta con una antigua rectoría que puedes reservar para hacer plan de cena y visión astronómica. Una cita para los más intensos.


Un arte que ni Kylie Jenner

Clases de maquillaje

Maquillarse no es solo hacerse el 'eyeliner'. O vas a una academia, o prepárate para estar horas frente a YouTube.

/ Leonid Yastremskiy

Que el maquillaje es una industria muy, muy lucrativa no es nada nuevo. Solo hace falta ver todos los 'makeupfluencers' que han construido imperios multimillonarios a base de brochazos, como Rihanna, la pequeña de las Kardashian, Kylie Jenner, o los 'youtubers' Jeffree Star, Tati Westbrook y James Charles. Ahora cuando hablamos de maquillaje, ya no es solo hacerse la raya y los pómulos, sino que es, prácticamente, construirse una nueva cara con pincel.

Para introducirte en el mundo del make-up, obviamente necesitarás una nueva paleta y utensilios. Las cadenas para hacerte con ellos son innumerables (Sephora, KIKO, MAC, Marionnaud, Bodybell y Druni) y está la opción de ir directamente a las webs de tus 'makeupfluencers' favoritos, como fentybeauty.comtatibeauty.comrinnabeauty.com o cualquier otro beauty punto com.

Noticias relacionadas

Eso sí, para que tu 'eyeliner' no parezca dibujado por el maestro Joao, hace falta habilidad. Algunas de las academias más destacables de Barcelona son Colors-Up (Bruc, 43) y Cazcarra (Borrell, 228-230, y Rosselló, 345). Y siempre tienes Youtube, la biblioteca de Alejandría de los tutoriales de maquillaje