APERITIVOS AGITADOS, NO REVUELTOS

Los mejores cócteles al sol de Barcelona

Los tragos de autor se han adaptado al horario pandémico. En estos santuarios con coctelera se combinan copas de Martini con picoteo y gafas de sol

Òscar Broc

‘Cholo Punch’, de Leche de Tigre. Restaurante peruano con cócteles de autor.

‘Cholo Punch’, de Leche de Tigre. Restaurante peruano con cócteles de autor.

Con el ocio nocturno sumido en una hibernación eterna, algunas coctelerías han tenido que reajustar sus biorritmos y buscar un hueco en la franja diurna, batiéndose el cobre con restaurantes y vermuterías, hasta que Alba Vergès nos levante el castigo y decida que ya se puede cenar fuera. Adaptarse o morir. Los cócteles se ponen el bronceador y las gafas de sol y se exhiben durante el día para alegrarnos el aperitivo o ayudarnos a rematar una comida con el último copazo.

Los propietarios de estas coctelerías (y de todas las que no se han podido incluir en este artículo) son unos valientes, unos románticos, saben que los cócteles pertenecen a la noche y que el día no da ni para los cacahuetes, pero levantan sus persianas a horas intempestivas para mantener vivo el espíritu y cuidar a los suyos. Contra las imágenes dantescas de los macrobotellones del paseo del Born, nada como un buen 'tour' de coctelerías diurnas para comprobar que todavía hay esperanza. Un Cosmopolitan y EL PERIÓDICO del domingo: ¿alguien da más?  

Aperitivo en la Catedral 

El rey de la Rambla

En Boadas bordan el Americano. Sus ‘bartenders’ trajeados crean sus pociones mágicas desde la hora del vermut. 

/

La Catedral nunca falla. Tenemos Boadas (Tallers, 1) para rato, diga lo que diga la pandemia, lo que supondrá un ahorro significativo en ansiolíticos y/o terapeutas. La mejor coctelería de Barcelona abre desde la hora del aperitivo para que vayas remojando tus adentros con sus pociones mágicas antes de la comida o para que le pongas la rúbrica adecuada a una pitanza. Su 'dream team' de 'bartenders' trajeados se encargará de prepararte la poción que mejor se ajuste a tu alma. Los tragos clásicos adquieren tintes legendarios en esta casa visitada por incontables celebridades: el Dry Martini escanciado es un pelotazo de felicidad; el Gin Fizz es perfecto; te preparan un Pisco Sour con los ojos cerrados y bordan el Americano. No se me ocurre mejor aperitivo: llegarás tarde a la comida seguro.   


Gildas y Negronis 

Aperitivo en el Raval

El rey de la casa del Negroni: el cóctel que da nombre al local. Ahora se acompañan con gildas y queso.

/

Los fines de semana, la coctelería Negroni (Joaquin Costa, 46) se pone el despertador y abre desde las 13.00 horas para regar el Raval con sus copas elegantes, fiables, impecables. Les gusta el contacto con el cliente (siempre con distancia de seguridad, claro), por eso no les hace ninguna falta disponer de carta. Dales palique y los 'bartenders' diseñarán los tragos según tus apetencias. No obstante, el rey de la casa es el cóctel que da nombre al local; qué Negroni tan golosón, señoras y señores, lo han perfeccionado, le han apretado las costuras hasta lo indecible y, mmm, les sale de campeonato. Este nuevo Negroni improvisado para findes pandémicos, además, tiene gildas, queso y picoteo de calidad. Y ha puesto un par de mesas altas en la misma calle de Joaquín Costa para que disfrutes, Margarita en mano, de uno de los capilares más encabritados y psicodélicos del Raval.


Born to be guay 

Vermut de autor


/

Cada fin de semana, a partir de las 13.00 horas, Collage (Consellers, 4) pone al servicio de la comunidad sus modernos, sabrosos y delicados cócteles. La creatividad y el buen gusto encuentran acomodo en la carta de esta coctelería escondida en un pliegue del Born. Tiene vermut, cerveza de calidad, vinos y tapitas, por si hay que hacer colchón, que el día es largo, pero el plato fuerte son los tragos de autor. Por supuesto que brillan cuando se ponen clásicos, pero lo ideal es perderse en la creatividad de la casa, dejarse llevar por el 'bartender', probar sus sus copas más atrevidas y darle un lametazo en toda la cara al sábado.    


La ruta de las especias 

‘Taptails’ y Curryquiris

Caipirosca de fresa y chile, ‘taptail’ de Especiarium. Son cócteles que sirven directamente de un grifo.

/

El 'bartender' Antonio Naranjo es un culo inquieto y, a pesar de las innumerables adversidades que tiene que afrontar su sector, no renuncia a abrir la coctelería Especiarium (Princesa, 29) para amenizar los vermuts y alargarlos cual chicle a base de amargos o tragos de autor, si es menester. Los fines de semana sube la persiana de día, cuenta con un DJ y cuida a sus clientes con vermut, cócteles clásicos, 'mocktails' o cócteles con firma, surgidos de su hiperactivo cerebro. Por tener, hasta tiene 'taptails', unos cócteles previamente preparados –frescos y de trago fácil– que salen directamente de un grifo. Picoteo garantizado (ojo a las palomitas al curri) y siesta de tres horas asegurada también por contrato.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete


El método Gotarda 

Siempre con clase Ideal (Aribau, 89) siempre ha estado ahí, abriendo al mediodía y, sus puertas siguen abiertas, sin descanso, a partir de las 12 horas, como ha ocurrido toda la vida. En este santuario del cóctel, la docta mano del maestro José María Gotarda marca el minuto y alimenta el espíritu del feligrés con unos cócteles supremos, señoriales, copas que cargan con muchos años de barra y servicio al pie del cañón, y se acompañan de pequeños bocados -queso, montaditos, embutido- para matar el gusanillo. Me comenta Gotarda que, de cara a los aperitivos, ha cuidado mucho la selección de vinos de Jerez, y por supuesto, nunca faltan los cócteles clásicos con vermut. Si te gustan las cosas bien hechas, Ideal es la trinchera que buscabas.   


La primera del día 

Eixample 'on the rocks'

Hanami, un trago de Tándem, coctelería clásica de altos vuelos. Ya abría de día antes de la pandemia.

/

Una de las coctelerías que más veces he visitado en mi vida, y muchas de ellas en modo diurno. Tándem (Aribau, 86) ya abría de día antes de la crisis sanitaria y no ha perdido, gracias a Dios, tan sana costumbre. El local comandado por Xavier Pernía reposa en un enclave mágico, rodeado de restaurantes, y es ideal para ingerir la medicina que te permitirá sobrevivir a la inminente comida de trabajo sin estrangular a tu jefe con la servilleta. Interiorismo clásico, sillones mullidos, camarero con americana y cortinillas en las puertas para aislar al personal… Tándem te masajea el alma con una coctelería clásica de altos vuelos y un servicio sobrio, atento, de ejecución rápida. Su sencillo Bloody Mary es uno de mis favoritos de Barcelona y uno de los comienzos más seguros si te enfrentas a tu primera (aunque no última, y lo sabes) copa del día.    


Vermuteando la ciudad 

Tragos diurnos

‘Trinity Dry’, de V de vermut. Su especialidad -es de prever- son las combinaciones con vermut.

/

Entra en la lista de refilón, porque no sé si es una vermutería, una coctelería o un bar de tapas, da igual, lo cierto es que V de Vermut (Manso, 1) desdibuja fronteras y se ofrece como una magnífica opción para empinar el codo a base de cócteles frescos, bien hechos y muchos de ellos perfectamente diseñados para el consumo diurno. Su especialidad son las combinaciones con vermut, como el exhilarante Zoom-V (con una mezcla de tres vermuts, pomelo y maracuyá), pero yo no pasaría por alto la posibilidad de bucear en su Michelada y Bloody Mary: cuando cae el solete en su terraza, saben a jugo de los dioses.


Cóctel, puro y postre 

Restaurantes en barra

Aunque siempre recomiendo visitar una coctelería antes de una comida, hay restaurantes que te lo ofrecen todo en el mismo 'pack'. Y lo hacen bien. En lo más alto, está Leche de Tigre (Martínez de la Rosa, 10), un extraordinario restaurante peruano con una carta de cócteles de gran técnica y creatividad, con Piscos embriagadores y creaciones de autor que nos remiten a su país de origen. Little Andaman (Muntaner, 182) es también un reducto de aromas y sabores a destacar: su disfrutable cocina india con poso marino se complementa con una divertida carta de cócteles, repleta de guiños y giros exóticos

Otro local con coctelería de entidad donde llenar plato y copa: Babula Bar 1937. Esta es su versión del Negroni.

/

Te puede interesar

Y ahí van dos restaurantes más con coctelería de entidad: el Babula Bar 1937, Pau Claris, 139, y el Bar La Higuera, en Sicília, 101(impresionantes tragos, aviso a sibaritas del bebercio). Solo tendrás que sentarte y ondear la Visa, ellos se encargarán de llenarte el plato y la copa.