EL SEMÁFORO DE EL MUNDO TODAY

"El tío que tose en el cine y la tía que manda callar en la biblioteca han unido fuerzas en el Teatro Goya"

La actualidad del mañana de Barcelona

El Mundo Today
"El tío que tose en el cine y la tía que manda callar en la biblioteca han unido fuerzas en el Teatro Goya"

Teatro Goya

Después de años actuando por separado, el tío que tose en el cine y la tía que manda callar en la biblioteca han unido fuerzas en el Teatro Goya y ahora son imparables. Da igual la función que vayas a ver, el tío no deja de toser en ningún momento pero, si se te ocurre quejarte, la tía te manda callar enseguida, echándote al resto de público encima. Son profesionales y están muy bien organizados.

Puenting

Como no tengo dinero para la cuerda, de momento me he quedado durmiendo debajo del puente unos días. Quizás esto es menos frenético que saltar, pero también es muy emocionante porque no sabes qué va a pasar a la mañana siguiente. La sensación de frío es muy intensa, y el vértigo al futuro es superior al vértigo de la caída. Lo único malo es que me cobran bastante por estar durmiendo aquí.

Bar Vero

Es un bar decorado como si fuera una barbería, de hecho es una barbería y tiene horario de barbería, pero te sirven copas y comida, de manera que puedes estar ahí todo el día sin importar las restricciones. Vero se lo ha montado muy bien, también ha tenido suerte con su nombre. La única pega es que a veces quieres tomarte algo sin tener que cortarte el pelo, pero es un sacrificio que se paga con gusto.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Noticias relacionadas

Rubén

Esta semana Rubén y yo hicimos el amor y fue justo lo que me temía. Su egoísmo en la intimidad es incluso superior a su egoísmo habitual. Durante todo el acto sexual, Rubén no dejaba de preguntarme si me estaba gustando. Después se empeñó en provocarme orgasmos, solo para poder sentirse todo un machote en la cama. Nunca me había sentido tan incómodo con alguien, de verdad que debería hacérselo mirar.