FRANQUICIA AGITANOSTALGIAS

"¿Rastreadores?" No, cazafantasmas

Flipas en colores, como se hacía en los 80. Una panda se pasea por Barcelona con disparadores nucleares de protones. Son Ghostbusters Catalunya. "¿Hacen PCR?", les preguntan ahora

Ana Sánchez

Los miembros de Ghostbusters Catalunya exhiben poderío antifantasmas en la plaza de Espanya. 

Los miembros de Ghostbusters Catalunya exhiben poderío antifantasmas en la plaza de Espanya.  / MARTÍ FRADERA

Se te queda la misma cara de asombro que al escuchar a Ayuso. Monos caqui, señales de prohibido fantasmas en el brazo, ¿esos son disparadores nucleares de protones? Los reconocería a 200 metros cualquier exniño de EGB. Sí, flipas en colores, como se hacía en los 80. Por la plaza de Espanya de Barcelona hoy se pasea una panda de cazafantasmas. Llevan enganchados al cinto medidores PKE con los que seguir el rastro de ectoplasmas babosos y trampas para espíritus problemáticos. Una señora se para en seco al verlos con gesto de alivio: «¿Hacen PCR?». 

«Nosotros sí le vamos a creer», garantizan en su web. Eso es mucho decir en estos tiempos.  «Who ya gonna call?», se lee en sus mochilas con el 'hit' ochentero de Ray Parker Jr de fondo. ¿A quién vas a llamar? Buena parte de la humanidad respondería de carrerilla con entusiasmo precovid: «¡Ghostbusters!». 

Zapatillas con 'pack' de protones 

Es la última franquicia agitanostalgias. Ya va por la tercera secuela: se iba a estrenar este año con uno de los niños de 'Stranger things' en el reparto. Ya la han retrasado dos veces. Reebok acaba de lanzar unas zapatillas con 'pack de' protones en el talón. Para fantasmones, se supone, que no te llegan a la suela de los zapatos.  

Son Ghostbusters Catalunya. Es la delegación 'nostrat' de Ghostheads. Así se llama el movimiento mundial de fans de la franquicia. Un documental sacó a la luz el fenómeno vía Netflix en el 2016. «Empezamos el grupo por el documental –recuerda David–. Mi primo y yo acabamos flipados». En España, calculan, habrá 13 o 14 delegaciones.

Los miembros de Ghostbusters Catalunya, de patrulla por la Plaza de Espanya. 

David y Sergi Matamala llevan un año de actividad paranormal. El grupo ahora daría de sí al menos para un par de secuelas: son seis cazafantasmas y un monstruo con cara de no haber roto un plato. Es el hombre de marshmallow que siembra el caos en la primera película. Este solo se indigna cuando le confunden con el muñeco de Michelin.  “Él tiene michelines y yo tengo tableta”, se ríe Jessica Valentín bajo el disfraz hinchable. Tiene su propia cuenta de Instagram

La mayoría no había nacido cuando se estrenó el filme (1984). Alguno lo llegó a ver en Beta. A estas alturas, tienen hasta ectomóvil: coche con logo antifantasmas. Este es Fiat, no Cadillac. «Este año no se ha podido por el tema del covid, pero queríamos empezar a ir a hospitales a regalar cosas a los niños enfermos –dicen–. Nos mola la parte friki, pero también la humanitaria».  

Ya caminan por la calle con andares de famosos resignados. A su alrededor siempre hay gente nerviosa intentando sacar el móvil a toda prisa. Es un impulso atemporal, aseguran. Les piden fotos niños de 4 años y señores de 80.

Los cazafantasmas rodean una de sus trampas de ectoplas. / MARTÍ FRADERA

Toni Domínguez saca pecho al enseñar su mochila: «Me la hicieron entre tres personas. Son piezas originales importadas de EEUU». Tiene lucecitas, efectos de sonido, hasta  lleva banda sonora incorporada. ¿Cuánto cuestan? «Desde 500 euros –calcula David– hasta los 2.000». 

«¿Estos quiénes son? –pregunta al aire un chico en bici–, ¿los rastreadores que ha contratado la Colau?». No, sus armas no atrapan coronavirus –deben aclarar en tiempos de pandemia–, «solo ectoplasmas». Los han confundido con buscadores de metales y fumigadores. «Un día en el metro me preguntaron si la mochila podía explotar», resopla Ricard Vilar, un calco de Spengler, el cazafantasmas original de gafitas. En sus ratos libres, es Darth Vader y Freddy Krueger. “Tengo muchos frentes abiertos”. 

Te puede interesar

¿Que qué engancha? «Tiene una estética reconocible por todas las generaciones», responde Sofía Sánchez.  «Sales de tu rutina»,  añade Laura Cuenca. «Sacas a tu niño interior», apunta Jessica. Desde luego, trabajo no les falta. «Hay mucho fantasma suelto», se ríen. 

Temas

Ciudad on