CÓMO NO CAGARLA AL HACERSE UN SELFI

Los 10 baños más instagrameables de Barcelona

Si quieres likes, no subas una foto de comida o te dirán "ok, boomer". Ahora para triunfar hay que hacerse fotos en el baño. Estos son los más famosos de Barcelona: las Dulceidas de los váteres

Abel Cobos

La ’influencer’ Karla Paredes, entre los espejos del baño de Boca Grande.

La ’influencer’ Karla Paredes, entre los espejos del baño de Boca Grande. / INSTAGRAM

Estáis en un restaurante, por fin os habéis reunido todo el grupo de amigos (o, al menos, los seis reglamentarios). Uno de ellos va al baño. Pasan cinco minutos y no ha vuelto. Pasan diez. Quince. "Ni tras las comilonas de navidad me paso tanto rato en ahí", piensas. Cuando llega a la mesa, saca el móvil: "Mirad qué fotos acabo de hacer". Parece que la conversación se va a volver tan escatológica que cualquiera diría que habéis invitado a Mercedes Milá. Por suerte, no. "Qué pasada de baño", le responden. Sí, las fotos de platos en Instagram son el sinónimo de 'ok, boomer', si quieres 'likes', hazte selfis en un baño. 

Las fotos en el urinario tienen su arte, claro. No todas valen, tienen que ser un baño "nstagrameable. Por ejemplo, el "modernísimo" Artte (Muntaner, 83 C). Lo recomienda Òscar Broc, en su libro 'Barcelona és una merda', una oda a los baños de la ciudad, "la trinchera donde puedes poner morritos, hacer el imbécil y sacarte fotos absurdas sin que nadie te mire […]. Son los 'photocalls' de los 'instagrammers' de la parte baja de la tabla, han pasado de lugares apestosos a santuarios del postureo barato. Normal que muchos locales diseñen sus cagaderos con la intención de que los 'influencers' 'wannabe' se fotografíen en ellos".

Los baños-camerino de El Nacional / INSTAGRAM

Se lo confirmó a Miqui Otero el arquitecto David García Asenjo: muchos establecimientos estaban diseñaban sus lavabos para los selfis de Instagram, "una decoración esmerada les aseguraba buena publicidad". Que los baños son los 'hot spot' de Instagram es tan fácil de comprobar como darse una vuelta en los geotags de cualquier restaurante, que están llenos de fotos frente al espejo. Está claro que hacerse un selfi en un baño nunca sería la peor cagada.

El baño más instagrameado, el que se ha ganado el honor de ser la Dulceida de los váteres, es, sin duda, el del Eclipse, la coctelería del Hotel W Barcelona (Rosa dels Vents, 1). Imagínatelo: tu cara reflejada en un elegante espejo que cuelga sobre una pared de cristal que deja entrever el mar y la marina de Barcelona. La foto se hace sola. Con un selfi aquí, hasta Paquirrín provocaría envidia a George Clooney.

El 'camerino' de El Nacional y los espejos de Boca Grande

El Eclipse y el Artte coronan el 'top 5' de baños que más cameos hacen en Instagram. Y de bien cerca les sigue el de El Nacional (paseo de Gràcia, 24 Bis), inspirado en un camerino: el del Boca Grande (pasaje de la Concepció, 12), lleno de espejos, a lo cuento de Lewis Carroll, y el del Flax & Kale (Tallers, 74 B), que sigue la tendencia actual en interiorismo: un espacio amplio, grande y blanco que da la sensación de estar más limpio que tu propia casa. Una foto en cualquiera de estos y te sentirás como Kylie Jenner presumiendo de casa en 'Architectural Digest'.

Baños con grafitis para un rollo más urbano en tus selfis. Estos son del 33/45. / INSTAGRAM

Y si quieres un toque más urbano a tu selfi, el baño del 33/45 (Joaquín Costa, 4) y sus paredes con grafitis te dejarán unas fotos sacadas de la intro de 'El príncipe de Bel Air'. De un estilo similar, con un toque más 'grunge', el Madame Jasmine (rambla del Raval, 22) está invadido por pegatinas de todo tipo, desde Nirvana hasta Plátanos de Canarias. Una especie de Capilla Sixtina de adhesivos en la que tendrás que hacer equilibrios para buscar un hueco donde poner tu cara.

Pero los baños más espectaculares de la lista son los del Medusa (Gran Via, 596), una mezcla entre grifos surrealistas inspirados por Dalí, espejos y papeles de pared preciosos que te robarán el protagonismo hasta en un selfi. Y, sobre papeles pintados, para aquellos que prefieran una foto más sencillita (es decir, cara reflejada en el espejo y un fondo con un estampado mono), las opciones están claras: el papel estilo mexicano de Pikio Taco (Còrsega, 376) y las mujeres orientales de Satan’s Coffee (Gran Via, 700).