rimas a distancia

Prostíbulo poético: telepoesía eres tú

El colectivo de poetas a domicilio abre una línea telefónica para recitar sus versos al oído de sus clientes

Ferran Imedio

Varios miembros de Prostíbulo Poético, con la directora y ’madame’ Sonia Barba en el centro, de rojo.

Varios miembros de Prostíbulo Poético, con la directora y ’madame’ Sonia Barba en el centro, de rojo. / BLUETOMATO PHOTO

El coronavirus ha traído consigo el teletrabajo, la televisión y todo lo que tenga el prefijo 'tele', como por ejemplo, la telepoesía. Si hay quien enseña a cocinar o a decorar la casa o a hacer deporte o baile a distancia, por qué no iba a ser posible recitar versos al oído... por teléfono.

Eso hace estos días Prostíbulo Poético, un colectivo que hasta la llegada de la maldita pandemia contagiaba el gusto por la poesía en eventos en los que sus poetas se presentaban con la 'madame' al frente. Allí, tras una presentación de cada uno/a de los/las artistas, los clientes escogían con quién querían hacer un vis a vis en un reservado, tal si fuera un burdel. "Una vez dentro, los poetas pedían a los clientes que cerraran los ojos para que escucharan y sintieran mejor los versos", recuerda Sonia Barba, impulsora de este proyecto.

Un teléfono, una hora, un código

Eso mismo hacen ahora, pero a través de una 'Hot Line Poetry' en la que el cliente también tiene los ojos cerrados en cierto modo, ya que no ve a quien recita porque se hace a través de una llamada telefónica convencional. Entras en la web, miras y lees a los/las poetas, escoges con quién quieres tener ese encuentro a solas (hay varios turnos cada día), pagas 4,99 € y recibes vía 'mail' un número de teléfono, un código y una hora exacta para realizar la llamada.

Ese contacto telefónico (la llamada es gratuita incluso para gente de otros países y continentes) entre las dos personas viene a ser una habitación virtual en la que el/la poeta te pregunta por tus gustos, habla un poco contigo, se interesa por tu estado de ánimo y en función de eso te recita obras escritas por él/ella. La llamada suele durar unos 10-15 minutos. "Inspira y cierra los ojos", te pide.

"La gente se emociona"

"La gente se emociona, es una pasada, es muy potente -explica Barba-. Algunos te cuentan cosas, comparten recuerdos... La verdad es que se consigue que por un rato te ponga en otro estado, te olvides de los problemas que tenemos ahora mismo". Un teléfono de la esperanza que se eleva a la categoría de arte. O telearte. Si Gustavo Adolfo Bécquer levantara la cabeza, habría escrito ahora "¿Qué es telepoesía? ¿Y tú me lo preguntas? Telepoesía... eres tú".

Y a pesar de que consiguen que te evadas, y aunque no hagan ni un triste ripio, ni una venenosa alusión al coronavirus (¿con qué rimará?) porque seguramente sienten que no se lo merece, Prostíbulo Poético no olvida el drama en el que andamos todos metidos. Por eso, el domingo tendrá en su equipo a los actores Alberto Velasco ('Vis a vis', ‘Señoras del (H)Ampa’ y ‘Madres’) y Bárbara Santacruz ('Buscando el Norte', '3 bodas de más', 'El Príncipe'). Su participación será benéfica.

Recaudación de fondos contra el coronavirus

Los ingresos que generen sus intervenciones irán destinados a dos iniciativas contra la pandemia: el proyecto 'YoMeCorono', una campaña del Hospital Germans Trias i Pujol y la Fundación de Lucha Contra el Sida y la Fundación Irsicaixa que lideran los doctores Bonaventura Clotet y Oriol Mitjà y que busca una vacuna, y 'Descorónate', de la pareja formada por la actriz Sara Sálamo ('B&B, de boca en boca', 'Brigada Costa del Sol, 'Todos lo saben') y el futbolista del Real Madrid Isco Alarcón, que compra material sanitario para hacerlo llegar a los hospitales más necesitados.

La manera más tangible de demostrar por qué la poesía, en tiempos oscuros como estos, es tan necesaria.