Ciudad on

Por fin te comerás un rosco

Si se te da tan mal ligar que ni te entraría el coronavirus en Wuhan, Sex Academy ofrece cursillos para convertirte en un dios del amor que hará ensombrecer a 'La isla de las tentaciones'

Abel Cobos

’Powerpoint’ seductor. Luana, sexóloga, imparte un cursillo para aprender a ligar en Sex Academy.

’Powerpoint’ seductor. Luana, sexóloga, imparte un cursillo para aprender a ligar en Sex Academy. / JORDI COTRINA

Os echáis el ojo en la discoteca. Hay miraditas entre sorbo y sorbo del combinado. Te gusta. Y crees que le gustas, pero te da miedo lanzarte. Entre la oscuridad y la multitud intuyes que te sonríe. O eso, o el 'tequila sunrise' que se ha pedido va muy cargadito y acaba de hacer una mueca. Os pasáis media noche jugando con los ojos como si fuerais Leticia Sabater. Pero ahí se queda la cosa. «Una decepción romántica más», te repites mientras vuelves a casa con la ropa interior más mojada que el litoral tras el huracán 'Gloria'.

Cada vez que quieres seducir alguien te intentas poner en modo Don Juan Tenorio, pero tristemente solo te quedas en Manu Tenorio. Las artes amatorias se te resisten, y empieza a ser frustrante. Por eso, Sex Academy (Bassegoda, 19) ofrece unos cursillos para convertirte en un experto del ligoteo que podría dar una 'master class' a los de 'La isla de las tentaciones'.

«No es fácil ligar»

«Es muy importante la primera impresión, porque según algunos expertos tardamos hasta 20 citas en cambiarla», explica la sexóloga a cargo del cursillo, Luana, a un grupo de unas 16 mujeres, que rondan los 30 y 40 años, «la edad de la mayoría de las clientes», añade Laila Pilgren, directora. Todas vienen con distintas motivaciones, desde aprender a hacer el primer contacto en una discoteca hasta saber leer los signos en una primera cita. Pero todas quieren saber lo mismo: cómo dejar de tener una peor racha que el Barça. «Ante todo recordad que no es fácil ligar», advierte la sexóloga para no desmotivar a nadie.

«El primer consejo es que os acostumbréis a que os digan que no. No podemos pretender gustar a todos», asegura mientras todas la miran fijamente apuntando en una libreta. La clase continúa, añadiendo pequeñas perlas de sabiduría amorosa como que «no es tan importante la primera frase cuando llegues a una cita como la última, que es la que se queda grabada».

Tras dos horas de charla, el grupo de mujeres se despide y vacía la sala. El siguiente turno es el de hombres. Pasan diez minutos de la hora de inicio y solo han llegado tres. «Estos serán todos por hoy», dice Luana mirando la lista. Un número considerablemente inferior respecto a sus homólogas femeninas, pero que tiene una explicación: «Los hombres prefieren hacer estas clases por privado. Tienen miedo a que otros piensen que no saben ligar».

«Pues es una pena, echo de menos la camarería que hay entre mujeres en los hombres», dice uno de los asistentes. «Coincido. En grupo es mejor, porque lo compartes todo, no estás solo y las aportaciones de otro te pueden servir», le responde la sexóloga. No solo difiere la sensación de compañerismo, también el precio. La masculinidad tóxica que impide a muchos hombres reconocer que no saben «seducir» a una mujer les cuesta 65 € por una hora de coaching individual, mientras que se ahorrarían 30 € por un taller grupal que, además, es de dos horas.

Aumentar la autoestima

Estos cursos se organizan cada dos meses y están orientados a cómo ligar cara a cara. Ofrecen otros que se adentran en otros temas como, por ejemplo, cómo seducir en Tinder o la ciencia que se esconde tras la imagen personal para conseguir una buena primera impresión. Los precios son siempre similares, y las fechas concretas de cada uno están todas en su web.

LO+

Entenderás por qué te han dado tantas calabazas.  

LO-

Ya avisa la sexóloga: «Requiere mucha práctica».  

«Lo más importante de todos los cursillos es que nunca intentamos cambiar a las personas, sino que aprovechen todo su potencial y suban su autoestima. Enseñamos a identificar quién es cada uno, y cuál es el objetivo de ligar. Es decir, a qué tipo de personas quieren atraer», explica Laila. Lo suscribe Luana con sus consejos: «Si sois tímidos, no os frustréis ni interpretéis un papel. La timidez puede ser un arma. Siempre sed vosotros mismos».

Te puede interesar

Los cursillos, por supuesto, se van actualizando a las sensibilidades del momento. Un punto importante es ligar en la época del #MeToo. «No hagas cumplidos generales, si quieres halagar a alguien que sea con algo personalizado y que sea real». Es decir, evita los cumplidos de obrero de la construcción. «Y, muy importante, no te acerques a nadie por la espalda», avisa encarecidamente la sexóloga antes de acabar. 

Temas

Ciudad on