CIUDAD ON

'Voguing': baila como Madonna

Consiste en mover las manos con más rapidez que un ventilador mientras haces más sentadillas que en 'crossfit'. Barcelona ofrece muchos lugares donde practicarlo

Abel Cobos

Manos y brazos en acción durante una clase de voguing en Street Dance Area.

Manos y brazos en acción durante una clase de voguing en Street Dance Area. / MAITE CRUZ

Primero las manos hacia arriba, en un segundo las envías al lado y luego, mientras bajas al suelo como si estuvieras haciendo sentadillas, las mueves a la misma velocidad que la coleta de Rosalía. Tras unos pequeños pasos hacia delante, te incorporas y, desde arriba, te estrellas contra el suelo mientras tu pierna queda en el aire. Esto es el ‘voguing’, un baile no apto para los que creen que hasta la coreografía de Paquito el Chocolatero es difícil. 

Probablemente, lo poco que sepas de este estilo es por la canción que le dedica Madonna, ‘Vogue’, en la que sus bailarines, moviendo las manos como si estuvieran posando para una portada de revista (de ahí el nombre de este baile), presentaban al mundo ‘mainstream’ el ‘voguing’, un género que hasta el momento era muy ‘underground’ y casi exclusivo de la comunidad LGTBI. 

Clase de 'voguing' en Street Dance Area. / maite cruz

“El ‘voguing’ empezó siendo una forma de activismo”, explica Anna Yang, una de los referentes de este estilo en nuestro país. Hace clases en el Centre Cívic Barceloneta (Conreria, 1-9) y en Street Dance Area (Pau Casals, 147, de L’Hospitalet de Llobregat), en las que ha querido preservar su histórico espíritu combativo. “Este estilo tiene un componente social. Sus promotores eran personas LGTBI, negras y latinas que lo usaban para empoderarse como comunidad. Por eso, animo a mis alumnos a usar el baile para participar en el orgullo o colaborar con entidades trans y de VIH”. 

LO+

Sus pasos de portada de revista te harán sentir como un modelo.

LO-

Después de una clase te darás cuenta, a golpe de agujetas, de lo poco en forma que estás.

Son las 20.30 horas del jueves, momento en que empiezan sus clases en Street Dance Area. Pone la música y empieza a calentar con sus alumnos. Hacen algunos de los pasos más básicos: movimientos de manos, caminar como en una pasarela y sentadillas estilizadas. “Cada uno de los movimientos es una foto. En el ‘voguing’ se baila como si tuvieras una cámara apuntándote, pose a pose”, explica la profesora a los asistentes. Ya lo decía Madonna en su canción: “Strike a pose! (¡Haz una pose!)”. 

En tacones

Tras la introducción, empiezan a practicar los ‘dips’, “uno de los pasos más típicos del voguing”, dice. Pone las manos rectas y, haciendo un giro sobre sí misma, su espalda cae contra el suelo en cuestión de segundos, un ejercicio de contorsionismo que te hace crujir la espalda solo viéndolo. “Y para impresionar a los jueces la mayoría de las veces todo esto se hace en tacones”, añade, como si le faltase complejidad al baile. 

Tradicionalmente, la ‘liga’ en la que compiten los bailarines de ‘voguing’ son los ‘balls’, unos eventos de pequeño formato que imitan a aquellos espacios ‘underground’ donde la comunidad LGTBI de Estados Unidos desfilaba con sus mejores modelos y competía con los pasos más complejos. En Barcelona, la cultura de los ‘balls’ no ha aterrizado del todo, y por eso Anna Yang está intentando promoverlo, “aunque por la falta de patrocinio se hace difícil”. Ya está preparando el siguiente ‘ball’, “que será, si todo va bien, en febrero”, promete. 

El 'reality' de Ru Paul y la serie 'Pose'

A pesar del desconocimiento general, la popularidad del ‘voguing’ está al alza. Si el videoclip de Madonna en los 90 sirvió para sacar de las sombras este baile, el exitoso ‘reality’ ‘RuPaul’s drag race’ y la serie ‘Pose’ (ambas llevan cosechados varios premios Emmy y en reiteradas ocasiones hablan del ‘voguing’ y su compromiso social), han despertado el interés de las nuevas generaciones. Como cabría esperar, Barcelona no se ha quedado atrás en esta moda. 

“Cada vez se ve más ‘voguing’ en anuncios, videoclips y academias de baile. Se está consolidando”, explica Maite Escudero, directora de la academia Le Danse (Onze de setembre, 47, de Viladecans). Han contribuido a ello iniciativas como la que su escuela lleva organizando desde el 2012: el Voguing festival, un evento que acoge a grupos nacionales e internacionales que compiten para alzarse como campeones en sus distintas categorías. La próxima edición será el 4 de abril del 2020, en el Palau de Congressos de Barcelona, y prevé superar los más de 2.000 asistentes de la edición anterior. 

Más allá de estos ejemplos, que son los principales exponentes del ‘voguing’ barcelonés, hay otras escuelas de arte urbano, como la Urban Dance Factory (Rossend Arús, 11-15), que ofrecen clases. Aunque, eso sí, antes de apuntarte a clases ponte en forma, porque aquí harás más sentadillas que en una ‘masterclass’ de ‘crossfit’.
 

Temas: Ciudad on