Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

EL MUSEO IMAGINARIO

La plaza del Rei, un espacio de contradicción

Daniela de Vecchi, directora de la obra 'Los reyes de Shakespeare escriben el discurso de Phillipe The Sixth', ve en este histórico lugar un escenario teatral

Eduardo Naya

La dramaturga Daniela de Vecchi escoge la plaza del Rey para nuestro museo imaginario. / JORDI COTRINA

Daniela de Vecchi lo tiene muy claro: la plaza del Rei, en el Gòtic de Barcelona, es perfecta para una obra de teatro. "Las balconadas son adecuadas para una escenografía y el espacio tiene muy buena acústica. Es el lugar ideal para un Hamlet", explica ella convencida. Desde luego, algo sabrá del tema la directora de la compañía LAminimAL, que abre temporada en la sala Barts el miércoles, día 18, con Los reyes de Shakespeare escriben el discurso de Phillipe the Sixth. Su elección para nuestro museo imaginario es el primer lugar que la enamoró a su llegada a la ciudad y que conoció en la oscuridad de la noche. "A los que somos del nuevo mundo, todo lo que tiene más de 500 años nos apasiona", admite la brasileña.                                                         

Y es que este reducto de la Barcelona medieval tiene años e historia para regalar. Entre otros acontecimientos, fue aquí donde un payés casi se cargó a Fernando el Católico de un espadazo. Algo así como el puñetazo a Rajoy pero a la antigua. "También se dice que Colón presentó a los indios traídos de América frente a los Reyes Católicos en este lugar. Ahora se cree que no es verdad". puntualiza De Vecchi. La obra que estrena en la sala Barts toca de lleno el asunto de la monarquía y cuenta la historia de un tal Phillipe the Sixth al que le preparan un discurso para lidiar con una grave crisis territorial (cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia).   

La paradoja moderna 

Daniela no entiende que en la actualidad se le dé tanta relevancia a estos discursos, incluso entre republicanos. "Es una contradicción que me fascina. Igual que es paradójico admirar la plaza del Rei como un valioso rincón de otro tiempo cuando todavía tenemos a un monarca en nuestro país", razona la directora. Pero, eh, igualmente sigue siendo uno de sus rincones favoritos y reconoce su valor sin complejos. "Soy una enamorada de la arquitectura monumental de este sitio. Antes la gente se lo perdía porque está escondidito. Ahora, gracias a internet, llega hasta aquí casi todo el mundo".   

Una plaza multiusos 

-Corral para todos 

El espacio de la plaza del Rei originalmente formaba parte del palacio real que ocuparon los condes de Barcelona y, posteriormente, los reyes de Aragón. A pesar de esto, siempre fue un lugar abierto al público en el que se montó un mercado.

-Grandes reformas 

En la segunda mitad del siglo XIV se le dio al espacio una forma rectangular para la celebración de justas. Siglos más tarde, en el XIX, se reformó la plaza por su estado de decadencia, añadiendo una fuente. Esta fue retirada más tarde.

-A la hoguera 

Joan de Canyamars, el campesino que intentó  acabar con la vida de Fernando el Católico en la plaza, sufrió un terrible destino. Le pasearon desnudo por la ciudad, siendo mutilado brutalmente, apedreado y finalmente quemado en la hoguera. 

Además de estar un tanto escondida, la plaza se encuentra en un barrio que hace pocos años era un poco chungo, especialmente a ciertas horas. No era un buen plan ir hasta el lugar donde un rey casi la palmó para luego palmarla en el camino de un navajazo. "Es verdad que hubo un tiempo en el que este lugar estaba reservado para la gente curiosa a la que no le daba miedo meterse por las callecillas. Ahora, como mucho, te encuentras con un botellón", explica De Vecchi. Para que luego digan que a los jóvenes no les interesa la cultura... ¡Pero si beben junto al salón del Tinell y la Capilla de Santa Àgata!

Antes de terminar un café en la susodicha plaza, Daniela hace un último comentario en referencia a su obra. "Sorprende la autocensura que asumimos con normalidad. Nos llegamos a plantear seriamente si podíamos incluir una foto del rey Felipe boca abajo en la promo".