Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

DESAFÍO FUTBOLERO

'Messi10 challenge': imagina que eres Messi por un día

Si te has cansado de retos mundanales, ¿por qué no intentas emular a Leo Messi? En este desafío tendrás que darlo todo para superar tres pruebas. ¡Calienta, que sales!

Eduardo Naya

Remate de cabeza, una parte de la segunda prueba del ’Messi10 challenge’. 

Remate de cabeza, una parte de la segunda prueba del ’Messi10 challenge’.  / SERGI CONESA

No te confundas, el primer reto del Messi10 challenge no es encontrar la manera de acceder al Miniestadi del Barça desde el enorme recinto que envuelve al Camp Nou. Tan solo has de seguir las marcas del suelo para llegar a tu destino, por lo que de momento no esperes que se te compliquen demasiado las cosas.

¿Y qué mejor destino que el de ser Leo Messi por un día? Precisamente de eso va el desafío que te plantean en la carpa ubicada en el interior del Mini. El objetivo es superar tres pruebas como si fueses el crack argentino para coronarte como ganador de la temporada de verano. ¿El premio? Asistir al estreno mundial de Messi10, el nuevo espectáculo del Cirque du Soleil que llegará a Barcelona en octubre. Pero, eh, no te emociones demasiado, que nada más llegar te has de poner a la cola.

'Messi10 challenge'

Miniestadi F.C.B
Horario: de lunes a domingo, cada media hora entre las 10.00 y 14.30 (hasta el 15 de agosto)
Precio 62 € 

A cada participante le dan una pulsera identificativa antes de pasar el vídeo de Messi dando la bienvenida y deseando suerte a los presentes. Gracias, Leo, algunos la necesitan de verdad. Y dicho esto, se procede a la siguiente sala donde… Te ponen otro vídeo más. En este, unos investigadores intentan dar con una explicación científica a la genialidad del 10 del Barça. El secreto está en el apoyo que recibe de la afición y el amor por el juego. No está de más solicitar un poco de lo primero.

La primera prueba examina tus conocimientos sobre Messi. / SERGI CONESA 

En la tercera sala hay otra pantalla, unos asientos y unos cascos. Con tanto vídeo te esperas que esto sea la filmoteca de Messi, pero no, ahora toca la primera prueba. Debes responder a diez preguntas de tipo test sobre la vida y obra de La pulga. Para los que conocen al dedillo su trayectoria, sacar una buena puntuación es un juego de niños. Para los que no, pues nada, haber estudiao. Suspendas o apruebes, a partir de ahí viene lo bueno.

Suena el silbato de uno de los entrenadores que te introducen en el siguiente espacio. Ya te percatas del ambientillo deportivo. Calienta, que sales. Son tres los juegos de habilidad: un chut de falta, una sotana a un maniquí y un remate de cabeza. Fácil, sencillo y para toda la familia. Antes de cada prueba, pasan tu pulsera por una pantalla (que registra tu puntuación) y enseguida se te marca con unas luces la posición del balón para el chut. Todo muy tecno, como si Tony Stark les hubiese echado un cable.

«No te preocupes, no ha estado nada mal», te animan los simpáticos coaches cuando tu chut de falta es más parecido al de tu abuelo de 90 años que al de Messi. De verdad, no pasa nada si no se te da bien. No habrá ningún VAR que te ponga en evidencia delante de los demás. Quizá lo pasas un poco mal cuando te esperas que un chavalín que ni siquiera llega a los 10 años se lleve un balonazo al rematar de cabeza y descubres que te da mil vueltas.

El mayor desafío 

Si a estas alturas no has mostrado tus dotes futbolísticas, es poco probable que lo puedas hacer con la última prueba. «Al robokeeper tan solo ha sido capaz de vencerlo el propio Messi», te advierten. Y no, nadie logra sortear al portero autómata. Se te puntúa en función de lo cerca que has estado de marcar, pero el resultado siempre es el mismo: Hombre, 0-Máquina, 2.

Marcarle al 'robokeeper' es tarea imposible. / sergi conesa

Al final, si tu puntuación asciende a 3.000 puntos, te puedes ir a casa contentito. Si te has quedado alrededor de 700… quizá te convienen un par de entrenos. En todo caso, la experiencia es garantía de media hora de diversión futbolera que puedes disfrutar en solitario o con dos acompañantes. No tengas vergüenza y Just do it