Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

en familia

Professional Dj Kids: escuela de pequeños 'disc jockeys'

Es muy probable que los niños que tocan en el Sónar Kids o en el Minimúsica hayan salido de esta academia. Allí, tienen todas las herramientas para jugar con los ritmos electrónicos

Eva Melús

Clase en Professional Dj Kids.

Clase en Professional Dj Kids. / JORDI COTRINA

Todo empezó en el 2010. Está, por tanto, a punto de cumplirse una década. Por aquel entonces había pocas escuelas de 'disc jockeys', y menos para niños. Rosa Amuedo (en la foto) empezó a enseñar a tocar la mesa a los alumnos del instituto Secretari Coloma, en Gràcia, como quien enseña a tocar el piano o la guitarra, como un instrumento más. De ahí surgió la academia Professional Dj Kids. "Fuimos los primeros en Barcelona", afirma Amuedo. A día de hoy, sus pupilos tocan en el Sónar y el Minimúsica. Este fin de semana estarán en el Simfònic y a finales de mes compartirán escenario con Lola Índigo en el Share Festival. 

Amuedo, que creció entre vinilos, fue dj residente del club Otto Zutz y creó música para publicidad. Ahora forma a niños a partir de 7 años con la vocación de crear escuela. "Los más pequeños son los más valientes. Los 'disc jockeys' de más de 30 años pueden tener más habilidad técnica, pero los más jóvenes han nacido entre la técnica, literalmente", explica.

Professional Dj Kids

Calle del Oblit, 44.
Teléfonos: 699.244.795 y 639.421.495 

Estos niños electrónicos tienen la capacidad para asimilar rápidamente el manual del 'dj', que según Amuedo incluye algo de sonido, algo de música, algo de informática y mucho de pasión. Ella les ofrece el espacio, el tiempo y las herramientas para que desarrollen su creatividad e ir engrosando su maleta de cultura musical. 

Animar a las chicas

Incorporar chicas siempre le exige un pequeño plus de esfuerzo. Tardó un par de años en tener la primera en su clase y, en general, ellas suelen tardar más en acercarse al plato de mezclas. "Las más veteranas ya saben perfectamente lo que hay que hacer, pero los chicos tienden a apoderarse de él y, si lo hacen, las chicas ya no tocan. Así que tengo que animarlas", explica. "Pero cada vez somos más", bromea.

Temas: En familia