Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

MUSEO IMAGINARIO

Las 'mongetes' con butifarra de Mussol

La protagonista de 'Flashdance' regresa al Tívoli 11 años después de debutar allí como artista. Como hacía entonces siendo una adolescente, disfruta de su plato preferido en el restaurante de la calle de Casp, justo enfrente

Ferran Imedio

Chanel Terrero, frente a la pizarra del restaurante Mussol de la calle de Casp.

Chanel Terrero, frente a la pizarra del restaurante Mussol de la calle de Casp. / MARTÍ FRADERA

'Flashdance' y 'flashback' se unen en el restaurante Mussol de la calle de Casp, 19. Mejor dicho, los une Chanel Terrero, la  cantante y bailarina catalana de origen cubano que protagoniza 'Flashdance' en el Tívoli hasta el 22 de abril. La artista de 27 años regresa tras poco más de década al teatro donde comenzó su carrera con el musical 'Mortadelo y Filemón' (2008), entonces con un papel secundario. Después de cada función, acudía con otros miembros del reparto a cenar algo a este local que hay justo enfrente del teatro. "La mayoría de veces éramos una treintena", recuerda con una sonrisa nostálgica. De ahí el 'flashback'. 

Entre aquel inicio y esta consagración en la piel de Alex Owens, la mujer que cumple el sueño de ser bailarina, Terrero ha participado en musicales ('Mamma mia!', 'El rey león', 'El gran libro mágico') y en series ('Águila roja', 'El Continental', 'Wake up', 'B&B', 'El secreto de Puente Viejo'). Mucho y bien ha tenido que bailar Terrero, afincada en Madrid, para regresar a Barcelona con un papel tan icónico. "Es un sueño, una meta cumplida. E interpretar un papel femenino protagonista absoluto, que lleva todo el peso del musical, lanza un mensaje muy poderoso y muy guay en estos tiempos", reivindica.

Pan con tomate y fuet, su perdición

Crucemos la calle y entremos en Mussol. "De aquí me quedo con las 'mongetes' con butifarra y allioli. No tengo buena memoria pero no he olvidado ni un día de mi vida este plato ni este restaurante. Lo tengo clavado en las entrañas, me acuerdo muchísimo de él. Y, ahora que he vuelto a probarlo, confirmo que está tan bueno como entonces", asegura la bailarina, que valora que esta receta le devuelva "a los orígenes, a casa". "Igual que el pan con tomate y fuet de mi abuela", añade. Mal que le pese, no puede disfrutarlo tanto como le gustaría porque debe seguir una dieta. "Pero un día a la semana puedo comer lo que quiera y entonces lo pido". Las otras veces tiene que tirar de "ensaladas y cosas livianas". Le consuela hacerlo en un sitio "con magia" por lo mucho que significa para ella.