Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

EN FAMILIA

Las musarañas van al teatro

El Centre Cívic Sant Martí inicia el ciclo de 'shows' 'Les musaranyes' con 'Swingadabi cinetunes': mezcla música de ukelele y xilófono, dibujos animados que escapan de la pantalla y caricaturas videoproyectadas

Eva Melús

Parte del espectáculo de ’Swingadabi cinetunes’, con Jim Rek.

Parte del espectáculo de ’Swingadabi cinetunes’, con Jim Rek. / Petros Symeonidis

Las musarañas existen. El animal fetiche para los distraídos es un bichito escurridizo que vive corta pero intensamente en bosques reales, comiendo y disfrutando todo el día hasta hartarse. Además, da nombre al ciclo de espectáculos infantiles que empieza el domingo, día 24, en el Centre Cívic Sant Martí con 'Swingadabi cinetunes'. La cosa irá así: durante 50 minutos, un tipo de pelo raro llamado Jim Rek mezclará música de ukelele y xilófono, caricaturas video-proyectadas, dibujos animados clásicos que se escapan de la pantalla y al mismísimo público para elaborar un cóctel con vocación de hacer algo distinto.

Cuatro entregas

La inauguración es un aviso de lo que vendrá después. Las otras cuatro entregas de 'Les musaranyes' hasta diciembre también combinarán géneros, lenguajes y recursos no muy habituales en un escenario con los que abordarán algún aspecto de la época actual, como el reciclaje o nuestra relación con las máquinas.

Los platos finales son siempre sabrosos, digeribles y con un punto de originalidad,  y a partir de la segunda función incluirán una posfunción en la que el público podrá participar en un taller o descubrir los preparativos en las bambalinas. Por ejemplo, en 'Una poma, un pomer' (18 de mayo), donde la compañía De paper trabaja con una escenografía y unos personajes hechos de papel, cartón y libretas, los asistentes fabricarán su propia marioneta-libreta y todos juntos grabarán una canción. En 'El cruce' (6 de octubre), A2manos mostrará el gran potencial para crear historias con la ayuda de un tangram, el rompecabezas chino de siete piezas e infinitas posibilidades.

Pensar en las musarañas puede permitir viajar a lugares distintos. Y ya de vuelta, explicarlo. 

Temas: En familia