Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

MUSEO IMAGINARIO

Galería A34, "innovación y artesanía"

La diseñadora de moda catalana Teresa Helbig desconecta en esta galería del Eixample de su vertiginoso día a día. Y exitoso, pues acaba de ganar el premio a la mejor colección de la última edición de la Madrid Fashion Week

Ferran Imedio

Teresa Helbig, en la galería A34, que visita con frecuencia para ver las obras de arte contemporáneo expuestas.

Teresa Helbig, en la galería A34, que visita con frecuencia para ver las obras de arte contemporáneo expuestas. / Ricard Cugat

Teresa Helbig vuela alto. Así de bien le están yendo las cosas a la modista catalana. Desde el año pasado diseña los uniformes del personal de Iberia (fue la primera mujer responsable de hacerlos), siguiendo los pasos de tótems como  Pedro Rodríguez, Manuel Pertegaz, Elio Berhanyer y Adolfo Domínguez. Acaba de recibir el premio a la mejor colección de la última edición de la Madrid Fashion Week  por 'I put a spell on you', donde reivindica el lado positivo de las brujas ("las redescubrimos como mujeres independientes, fuertes, intuitivas, distintas, absolutamente extraordinarias").

Sigue desfilando un par de veces en la Madrid Fashion Week y en alguna que otra pasarela europea, mantiene su líneas de perfumes y su colección de novias, y baraja una expansión internacional... No para. Y cuando lo hace, uno de los sitios donde le gusta desconectar es en la galería A34 (Aribau, 34). Son muchos los motivos, pero el principal se resume en uno: "Curiosidad". "La curiosidad cultural es un rasgo esencial de la llamada #helbigirl.. Aunque sepamos poco de arte, tenemos muchas ganas de aprender, y la curiosidad es lo más importante. Así es como construimos nuestra marca, con curiosidad y ganas", enfatiza.

Un proyecto familiar e independiente

No es la única razón por la que recomienda esta galería. "Para mí es importante que apoye el tejido social de nuestro barrio –su 'showroom' y atelier están a pocos metros de allí, en la calle de Mallorca, 184­–, y que se trate de un proyecto familiar e independiente con una voz propia". Hay otra coincidencia con su filosofía de trabajo: "Expone obras de corrientes contemporáneas con técnicas tradicionales como el grabado ­–comenta Helbig­–,  y esa mezcla también la hacemos en el taller, mezclando innovación y artesanía ancestral". ¿Algún motivo más? "Sí. Tienen obras de Francesc Català-Roca, uno de los artistas preferidos de las #helbigirls, que son rebeldes, fuertes, independientes, pasionales, intuitivas, falsamente inocentes, y que son de distintas edades, distintas razas, distintos orígenes".