Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

ON / OFF

5 cosas que no te puedes perder esta semana en Barcelona

Lo mejor: la actuación de Kelly Moran y la nueva expo del MEAM. Lo peor: la poca gracia de Lil Pump

Juan Manuel Freire

La pianista Kelly Moran.

La pianista Kelly Moran.

ON

Pianista extraordinaria

Entre los muchos ganchos de la nueva edición de MUTEK, destaca en particular Kelly Moran, pianista experimental (colaboradora de Oneohtrix Point Never) que hace poco publicó su primer y enorme disco para el sello Warp. Sábado, día 9 (17.45 horas), en la Antiga Fàbrica Damm.


Escalofríos garantizados

Cuando Gillian Flynn, autora de 'Perdida', recomienda encarecidamente un 'thriller' ajeno, uno simplemente calla, obedece y pasa por caja. Ese acierto seguro es 'Nuestro juego más cruel' (Grijalbo), de Araminta Hall (foto), intriga sobre una relación tóxica que también ha jaleado el 'New York Times'.


Pintura de mujeres

El viernes, día 8, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, el MEAM inaugura la exposición 'Painting today. International women painters', reivindicación del papel de la mujer en la pintura contemporánea. Son 70 obras, entre ellas el autorretrato de Aleah Chapin que ilustra estas líneas.


Pepitas doradas del cine 'indie'

Aún tienes tres días para disfrutar, en Cinemes Girona y Zumzeig, del (excelso) programa de Americana, festival de cine independiente norteamericano de Barcelona. Recomendaciones: 'Support the girls', 'Minding the gap', 'Hale County this morning, this evening'… Y casi todo.


Aperitivo jugoso

SoundEat!, el festival barcelonés de, ya lo dice el nombre, escuchar y jalar, abre temporada por todo lo alto el próximo sabado, día 9, en el Parc del Fòrum. La estrella del cartel es Todd Terje, dios noruego del space-disco, pero no hay que desestimar a Young Marco, Jamie Tiller, Tako o el local Lucient.


OFF

Lil Pump, sinsentido poco divertido

El joven rapero es demasiado consciente de su propia broma en un disco que va de sinsentido hilarante pero, en realidad, apenas despertará sonrisas entre los menos incondicionales. Sin sentido, sin melodías, sin ganchos de verdad, 'Harverd dropout' pasará rápido al olvido.