Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

ON / OFF

5 cosas que no te puedes perder esta semana

Lo mejor: la temporada Philip Glass en el Palau y el festival electrónico Tupper. Lo peor: The-Dream y su larga pesadilla de disco

Juan Manuel Freire

Philip Glass.

Philip Glass.

ON

Compositor irrompible

Órgano, piano, música de cámara u ópera: el ciclo Philip Glass del Palau quiere mostrar la diversidad del trabajo del compositor minimalista. En la primera jornada, el martes, día 15, el pianista Víkingur Ólafsson recuperará 'Opening' y algunos de sus 'études' más célebres.


Clásico moderno del terror

La Filmoteca de Catalunya recupera, en la sexta edición del ciclo 'Fantasmagories del desig', la fabulosamente pesadillesca 'It follows' de David Robert Mitchell. Viernes, día 11, a las 18.30 h. (con presentación de Alba Garcia), y sábado, día 12, a las 22.00 h.


Las rebajas responsables existen

O eso creen los responsables de Palo Alto Market. En su primera edición del año (12 y 13 de enero), el mercado será un escaparate de iniciativas que promueven prácticas sostenibles, como el proyecto de ropa orgánica para mujer The Nordic Leaves (foto).


Trampolín para la electrónica

La asociación cultural DeDo y el Ableton User Group de Barcelona celebran, desde el próximo jueves, la quinta edición de sus jornadas anuales Tupper. Conciertos (como Shoeg, en la foto), talleres, clases magistrales, charlas, sesiones de escucha: todo por la música electrónica.


Dos súper dos

En el último par de décadas, King Khan (conocido por su trabajo con los soul-punk The Shrines) y Mark Sultan, alias BBQ, han sacado gran provecho a su sintonía en cuanto a gustos musicales y sentido del humor. Volverán a demostrar química el viernes, día 11, en Upload.


OFF

La seducción interminable

The-Dream, grande del R&B (compuso 'Umbrella' de Rihanna), se ha pasado con su último lanzamiento: 'Ménage à trois', ya lo avisa el título, dura tres discos; cuarenta temas en total. Hay algún momento inspirado, pero también mucha melodía genérica y letras lujuriosas sonrojantes.