Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

ciudad on

Llegan los 'escape room' en formato micro

Tienes cinco minutos para resolver un enigma que se plantea en una miniobra. Un cuarto de hora en total. Los tiene en cartelera Microteatre Barcelona

Ana Sánchez

Damià Capella y Ginebra Vall, en el ’microescape’ ’Escena del crimen’. Sigue siendo el misterio más difícil de la cartelera aunque te den seis minutos, uno extra.

Damià Capella y Ginebra Vall, en el ’microescape’ ’Escena del crimen’. Sigue siendo el misterio más difícil de la cartelera aunque te den seis minutos, uno extra. / ROGER PLA

Aquí son los actores los que desean al público «mucha mierda» antes de la función. Así que entras con nervios escénicos. «Disfrutad del espectáculo -recomienda Gemma en la puerta del teatro-. Ya tendréis tiempo de sufrir», sonríe en plan villana. Aquí no suena intimidatorio: el tiempo se mide en formato micro. Sufres cinco minutos de reloj, como si fueras una infanta.

'Microescape': es la última modalidad de 'escape room' (quizá ya la penúltima). A estas alturas, cualquier barcelonés sabe escabullirse en menos de una hora de una habitación con un psicópata o una panda de zombis con la soltura de Houdini. Ya los hay virtualesportátiles, en libro, en un teatro y, desde hace un mes, tamaño micro. Tienes menos tiempo para salir vivo de aquí que una rubia con escote en 'Scream'.

Microteatre Barcelona (Bailén, 194). Hace dos años que programa microobras de 15 minutos en salas de 15 metros cuadrados para un máximo de 15 espectadores. En diciembre añadieron a su cartelera cinco 'microescape'. «La grandeza del formato micro a contrarreloj», resumen. «En teoría se acababa el 7 de enero, pero lo hemos prorrogado porque tuvo mucho éxito», explica Paula Borrás, actriz y responsable de comunicación de Microteatre Barcelona. «No esperes un 'escape room'», te advierte antes de entrar. «Es una mezcla». Los diez primeros minutos es una microobra de teatro, si no te fijas en el cronómetro de la pared: «05.00», marca. «Hay que estar atento», te recomienda Paula. A los diez minutos empezará la cuenta atrás. «Y tendrás cinco minutos para resolver un enigma que se ha ido planteando durante la obra». Adrenalina concentrada. «Todo el mundo que prueba repite», garantiza. Y tiene razón. Producen el mismo efecto que cuando comes una pipa.

Microescape

Microteatre Barcelona 
Bailén, 194
Miércoles, de 20 a 23 h y domingos, de 11 a 14.30 h
Precio: 5 euros por microescape. 
5 entradas + bebida + bocadillo: 28 euros 
microteatrebarcelona.cat

NO DA TIEMPO NI A TOSER

Te sientes Jessica Fletcher: sabes que alguien puede morir en cuanto te encierren en una habitación. Hay cinco salas, cada una con su nivel de dificultad. Empiezas por el nivel 1: 'El coro de góspel'. «Mucha mierda», te desea Gemma antes de dirigirte a la habitación con otros cuatro espectadores. Entras y te conviertes de golpe en una corista de góspel, con una partitura en la mano y un cura organista que te da órdenes.

Mònica Macfer y Joan Olivé, en 'El coro de góspel'. ROGER PLA

La obra se vive con intensidad de montaña rusa. Vas apuntando pistas con la machaconería de Colombo. No da tiempo ni a toser. Cuando empieza la cuenta atrás, todo el público salta a escena a lo juego de 'escape'. Debates, rebuscas, presupones. El enigma queda resuelto a falta de ¡2 segundos! «Es difícil, y eso que es el nivel 1», resopla un espectador, que resulta que también dirige teatro, Joaquim Bundó. Sales con ganas de más. De hecho, todos los espectadores se meterán en otro 'escape'. Antes, te dan una tarjetita y marcan la sala que has superado. Si resuelves los cinco enigmas, te regalan una entrada y una bebida. Nadie lo conseguirá hoy.

LO+

Son chutes de adrenalina exprés. Es un teatro que reactiva las neuronas.  

LO-

Los guiones tienen demasiados clichés machistas.

Quedan cuatro enigmas: el rosco de Pasalapalabra, una quiniela con premio, una sórdida cena familiar, hasta una escena del crimen, la que más se resiste, aunque te dan un minuto extra. Hay un 15% de aciertos. «Manipuladlo todo», aconseja Gemma antes de entrar. «¿A los actores también?», se ríe Joaquim. Hay espectadores que hasta se han puesto a contar los ganchitos de los boles, dirá luego un actor. ¿Lo mejor? Isa responde pletórica tras salir de la sala 2 aún con 45 segundos en el reloj: «Acabas tú la obra de teatro».

Temas: Ciudad on