Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

RETRATS BCN

Una sonrisa vale más que mil palabras

En una plaza de Gràcia, Mireia Badia sigue soñando con un final de película. ¿Por qué no?

Núria Martorell

Una sonrisa vale más que mil palabras

Mireia Badia: la música es su mundo.

"¿Quién soy yo? Sigo siendo la misma. Esa rubia loca y risueña de la que un día, sin querer, te enamoraste a primera risa, sí, como en las películas. Esa mujer por la que cerraste los ojos y te dejaste llevar, saltando sin paracaidas a un inmenso vacío, sin pensar en consecuencias, orillas, ataduras o armaduras. Sí, como en las películas.

Esa mujer por la que volviste a tus 15 años, con risas tontas, palabras cursis, mensajes de papel, paseos a escondidas y miradas de amor adolescente y complicidad infinita. Miradas en las que sobraban las palabras y desaparecía el mundo de alrededor. Sí, como en las películas.

¿Y quién soy yo ahora? La misma sonrisa, el mismo corazón, la misma inquietud y las mismas ganas de soñar con un final feliz, sí, como en casi todas las películas.

Me he transportado a esta pequeña plaza del barrio de Gràcia donde, disimulada y cautelosa, Ana Frank observa quien entra y sale del CAT de Barcelona. Porque ella fue testigo de ese primer instante en que todo mi mundo cambió para siempre".

https://cescsales.com/