Reconocimiento

Gustavo Dudamel ya es oficialmente 'Amigo de Barcelona'

El alcalde Jaume Collboni le ha hecho entrega del título en una ceremonia en el Saló de Cent

Xamfrà y Palau Vincles, los dos coros infantiles con alma social escogidos por Gustavo Dudamel

'Tiburón' y 'Barcelona', el himno de Mercury y Caballé, sonarán en la playa de Barcelona

Marta Cervera

Marta Cervera

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Gustavo Dudamel ha agradecido hoy el título de Amigo de la Ciudad que le ha entregado el alcalde Collboni en el Saló de Cent en un acto donde el maestro ha acabado tocando el violín junto a los jóvenes músicos de Vozes, un proyecto social y musical que celebra 20 años en Barcelona. El célebre director venezolano lleva años de buena sintonía con Barcelona donde ha realizado diferentes conciertos, óperas y proyectos educativos. Su última visita, no hace mucho, le llevó al Palau de la Música y el Liceu donde presentó una versión de 'Fidelio' de Beethoven muy especial realizada con personas sordas y lenguaje de signos junto a un sólido cast y la LA Phil.

Aprovechando su regreso a Barcelona para dirigir a la Sinfónica del Liceu el viernes en un concierto popular en la Playa de Sant Sebastià, Dudamel ha recogido este miércoles el título de 'Amigo de Barcelona' por su defensa de los valores de la igualdad y la lucha contra la pobreza, la excelencia musical y su vínculo con la ciudad de Barcelona, una distinción otorgada el pasado 28 de junio en el Consejo del Plenario Municipal.

Joan Oller, director del Palau de la Música Catalana y Víctor García de Gomar, del director artístico del Liceu, han glosado la figura de Dudamel en un acto que ha terminado con música interpretada por la asociación musical Vozes: la obertura de 'Guillermo Tell', de Rossini, y un pasaje de 'Orfeo en los infiernos', de Offenbach, que contó con Dudamel en la sección de violines.

Hijo de El Sistema

El homenajeado hizo referencia en su discurso de agradecimiento a su mentor José Antonio Abreu, creador de El Sistema de Orquestas Infaniles y Juveniles que le permitió convertirse en director muy joven y también recordó a Pau Casals. "El maestro Abreu siempre nos lo ponía como un ejemplo de perseverancia, de amor y de conquista del arte", destacó el director. "Abreu vio el arte como una herramienta verdadera y poderosa de transformación social. Yo soy resultado de ese sueño de hacer accesible la música para todos, pero no como un entretenimiento sino como elemento transformador". Y citando a Miguel de Unamuno recordó: "La cultura es identidad".

Tras recordar todas las visitas que había realizado a la ciudad con la Sinfónica de Gottemburgo la primera vez y con la LA Phil la última, reconoció que en Barcelona se siente "como en casa". La conexión es tan grande porque aquí cuenta con "partners en locuras". Y citó entre ellas 'Turangalila', poema sinfónico de Messaien que ofreció con la Simón Bolivar en el Palau de la Música Catalana y el 'Fidelio' de Beethoven con lenguaje de signos que dirigió con la LA Phil en su última visita al Liceu.

Dudamel recibe el título honorífico Amic de Barcelona en el Ayuntamiento de Barcelona. En la imagen tocando con la orquesta infantil Vozes.

Dudamel recibe el título honorífico Amic de Barcelona en el Ayuntamiento de Barcelona. En la imagen tocando con la orquesta infantil Vozes. / EPC

Él, que grabó para CaixaForum 'Symphony', una experiencia digital y sensorial que transporta al corazón de la música, acaba de grabar otro proyecto basado en esa ópera: 'El canto de las manos', donde relata la aventura de realizar 'Fidelio' con intérpretes sordos que se convierten en actores y solistas que representan por primera vez la ópera con lengua de signos. La película, está dirigida por la actriz española María Valverde, su esposa de 2017. Todavía no tiene fecha de estreno. El objetivo del filme es descubrir el poder transformador que tiene la música para la comunidad sorda y cómo la música y el arte pueden cambiar el mundo.

Dudamel nunca ha olvidado sus orígenes humildes y siempre se ha preocupado de poder hacer llegar la música a todos y a todas partes. El director, uno de los pocos con estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood que a partir de 2026 se convertirá en titular de la Filarmónica de Nueva York, está convencido de la capacidad de la música para inspirar y cambiar el mundo.