Crónica

El Cruïlla 2024 abre con un hábil y fogoso acento argentino

El festival barcelonés inaugura su 14 edición con la ya establecida jornada dedicada a las músicas urbanas, que reunió 15.000 asistentes, con el rap habilidoso de Trueno y la fiesta final de María Becerra

Ignasi Fortuny

Ignasi Fortuny

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Dos chavalines, acompañados por sus padres y vestidos con la camiseta de Boca Juniors, apuran la tarde en el Cruïlla curioseando en uno de los estantes publicitarios que son decorado habitual de los festivales. Hay gente jugando a algo poco trepidante a cambio de la promesa de entrar a un sorteo para lograr un obsequio que, en este caso, no es un sombrero para cubrirse la cabeza, un premio que no sería menor este miércoles, pues el sol golpeó y aturdió sin piedad en la bienvenida de la cita barcelonesa, una jornada inaugural establecida con éxito desde hace unos años para el mejunje de las músicas urbanas.

La camiseta, azul y amarilla, no es casual (tampoco las muchísimas de Argentina que se vieron en el Parc del Fòrum). Horas después de ese pasatiempo patrocinado que observaban esos chavales con acento argentino, actuaba un joven salido orgullosamente del barrio de la Boca, en Buenos Aires, el rapero Trueno, menudo pero agresivo. Batallador, más bien, pues de ahí sale el argentino del cara a cara, del 'freestyle', primero en las plazas, después en las competiciones.

Concierto de Trueno en el Cruïlla, este miércoles en Parc del Fòrum.

Concierto de Trueno en el Cruïlla, este miércoles en Parc del Fòrum. / Bárbara Favant

Así, el Cruïlla abrió su 14 edición del festival con 15.000 asistentes, muchos de ellos, si uno ponía la oreja discretamente, de Latinoamérica. Atraídos venían por el mencionado Trueno, habilísimo rapero, también por su compatriota María Becerra (apodada, precisamente, 'La nena de Argentina'), encargada del punto y final de la jornada con una fiesta que desde su primer parlamento sobre el escenario prometió para el "perreo furioso", así se titula también una de sus canciones. Propuso ella el primer baile del cierre, contorneándose junto a su numeroso cuerpo de baile en un introductorio 'mix' de temas, como la colaboración con Lola Índigo, 'Discoteka'. Lució la colaboración con otro artista español, Enrique Iglesias, la bachata 'Así es la vida', cuando el baile ya se había convertido en condición indispensable para permanecer en el Fòrum (luego fue a más con temas como 'Automático'). Ninguno de los mencionados estuvo presente, pero sí que la acompañó en el escenario su colega Trueno con el flamante tema 'Cuando te vi', imagen visible del poder argentino que reinó en el primer día del festival.

El rapero nacido como Mateo Palacios, que actuó justo antes que Becerra, desglosó su reciente y notable disco, 'El último baile'. Apareció con un enorme radiocassette, banda y un par de agitadores con micrófono, y esas trenzas que luce casi siempre, también en la imagen de crío que ilustra su álbum. Trueno mostró la rabia y la protesta a través de canciones como ' Fuck el police' (con 'sample' del tema de Rage Against the Machine), invitando a "saltar contra el abuso policial". El rapero también se puso tierno, con la muy viral 'Real gangsta love', "que está sonando en las playas de Barcelona", y hasta reguetonero con piezas como 'Salimo' de noche' o 'Cangrinaje', pero donde destacó fue en el rap más puro y, sobre todo, en un 'freestyle' perspicaz en el que utilizó para rematar versos "Lamine Yamal" y "parla català".

Y en la cada vez más sofocante tarea de abrir este tipo de festivales, hubo tiempo para que Rojuu obligara a sudar a un público valiente y obediente. Y que la 'boy band' de Sabadell 31FAM mostrase cómo ha crecido instalada ahora en un escenario mayúsculo.

Suscríbete para seguir leyendo