Balance de festival

Humor, tragedia y experimentos teatrales en el inicio del Grec 2024

Durante la primera semana y media, el público se ha volcado con el festival con versiones XL de 'Circular' de Sílvia Pérez Cruz y 'Sonoma' de La Veronal, obras de teatro que acercan el drama de Oriente Medio como 'Tots ocells' en la Biblioteca y un divertido combate de danza protagonizado por Sol Picó en el Mercat

Silvia Pérez Cruz, Pol López y Sol Picó.

Silvia Pérez Cruz, Pol López y Sol Picó.

Marta Cervera

Marta Cervera

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En esta primera semana el Grec ha tenido un poco de todo. Lo bueno es que en la mayoría de las salas se ha registrado una muy buena entrada. Lo malo es que no todos los espectáculos han encantado por igual al público. El inaugural a cargo de Sílvia Pérez Cruz maravilló a un sector que valoró el enorme despliegue de colaboradores como Natalia Lafourcade, Andrés Corchero y Karen Lugo. Pero a otros invitados la velada les resultó demasiado larga. A algún famoso director le pareció un tostón.

'Tots ocells', lo último de Mouawad, llegó a buen puerto en su estreno en la Biblioteca de Catalunya, con un fantástico reparto donde destacó la joven Miriam Moukhles, además de Balart, Clara Segura, Joan Carreras y la veterana Marissa Josa, entre otros. Aunque aparecen los temas de siempre del escritor libanés, la obra resuena más que nunca dada la situación en Oriente Próximo. ¿Aportaba algo poner subtítulos en diferentes idiomas en las proyecciones en directo para identificar en qué habla cada personaje? Oriol Broggi, el director, tiene tiempo para hacer los ajustes y retoques que quiera de cara al reestreno de la obra la próxima temporada.

El doblete de Jan Lauwers con 'Billy's violence' y 'Billy's joyce' en el Lliure de Montjuïc también produjo división de opiniones. Se supone que el primero, presentado en el Grec 2021, se inspiraba en las tragedias de Shakespeare y el segundo, en sus comedias. Pero se escucharon pocas risas en esta segunda parte del díptico pese a la magnífica actuación del reparto. Parecía que se divertían más los actores que el público.

El teatro posdramático de Lauwers mezcla personajes cómicos y trágicos, como Romeo y Blancanieves. Citas literarias, lenguaje actual y temas de hoy: todo se centrifuga en una puesta en escena con movimientos constantes por parte de los intérpretes que a veces que no acabó de sorpender, ni siquiera al final. Sin embargo, cosecharon grandes aplausos. Algunos veteranos de las artes escénicas alucinaban con la reacción del público.

Danza y humor

Quienes sí se divirtieron fueron los espectadores del 'Combate del siglo' anunciado por Sol Picó para celebrar los 30 años de su compañía. Humor ni en el ring que montó en el vestíbulo del Mercat de les Flors ni tampoco en el karaoke con el que concluyeron sus actuaciones en la plaza Margarida Xirgu donde se apuntaron hasta algunos vecinos pakistanís. También fue muy aplaudido el dúo que formaron Israel Galván y Marlene Moteiro Freitas en el CCCB mostrando la cara más payasa de la danza con mucho arte.

En la Beckett hubo aplausos de compromiso para 'Malamort', la nueva obra de Daniela Feixes, una tragedia que no acabó de funcionar pese a la entrega de sus protagonistas. Al acabar, cuando se apagaron las luces de la sala, la gente ni siquiera sepercatóó que era el final.

Lo que sí funcionó entre el público, y mucho, fue la moderna versión de 'El misàntrop', de Molière protagonizada por un magnífico Pol López muy bien compenetrado con Mireia Aixalà, que también estuvo muy afinada como Celimena. David Selvas acertó en la interacción de los actores con el público, en la elección de Pablo Macho para versificar la obra -la palabra traducción no aparecía en la ficha artística- con un lenguaje actual y la idea de trasladar la acción de los salones burgueses del siglo XVII a una discográfica del siglo XXI donde las redes sociales y las apariencias, claves, chocan con la sinceridad máxima que busca el protagonista que da título a la obra.

También triunfó por todo lo alto María Hervás con el experimento 'The second woman' y la versión XL de 'Sonoma', con 15 intérpretes en escena más la cantante y compositora Maria Arnal, que se convirtió en protagonista, perfectamente integrada junto las demás bailarinas. Todas ellas habían participado en este aclamado montaje que se estrenó en la Sala Oval en 2020, el año que el Grec ayudó al sector de las artes escéncias a plantar cara al covid y volver a la actividad escénica pese a tener que guardar distancias enormes entre espectadores y hacer mil y un test.