Crónica

De Pantera a Soziedad Alkohólika: ira, épica y actitud en la recta final del Rock Fest

El festival de Can Zam cubrió una amplia variedad de registros en su última jornada, este domingo, incluyendo a bandas como Blind Guardian, Gamma Ray y The Baboon Show, tras el demoledor pase de madrugada del grupo de Phil Anselmo

Phil Anselmo, de Pantera, en el Rock Fest, el 6 de julio en Can Zam

Phil Anselmo, de Pantera, en el Rock Fest, el 6 de julio en Can Zam / FERRAN SENDRA

Jordi Bianciotto

Jordi Bianciotto

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Power metal alemán con pedigrí, acentos punk hardcore, divertimentos suecos… Los contornos del Rock Fest son más amplios de lo que podría parecer, y pudimos apreciarlos este domingo en Can Zam, jornada final de su 8ª edición, cuyo clímax con Parkway Drive se esperaba para esta madrugada. Antes, pasada la medianoche del sábado, se abrió paso una de las atracciones de este año, el remodelado pero igualmente devastador cuarteto tejano Pantera, desbordando expectativas 24 años después de su última actuación en Barcelona.

De aquellos tiempos, y tras un par de trágicas defunciones, quedan el feroz cantante Phil Anselmo, dominador a los 56 (y a quien horas antes pudo verse montándose en el tren de la bruja, ese clásico del Rock Fest) , y el no menos guerrillero bajista Rex Brown. Pero reforzada con esa bestia llamada Zakk Wylde (el que fuera guitarrista de Ozzy Osbourne, cabecilla de Black Label Society) y el doble bombo atómico de Charlie Benante (el histórico batería de Anthrax), la banda originaria de Texas no dio tregua en un ‘set’ de recreaciones esencialmente noventeras con el que conjuró el problema técnico que le hizo actuar mayormente con luz blanca.

Cruce de públicos

Abrumador, lo de Pantera: ‘A new label’ (arrolladora apertura), ‘I’m broken’, ‘Walk’… y un rabioso ‘Fucking hostile’ como punto y final, redoblando su ira cósmica natural y disipando dudas sobre el calibre de esta nueva formación. Fue un contraste agudo, el de su metal de cemento armado, con viscosidad thrash, ‘grooves’ musculosos y un virtuosismo opaco, y el clásico hard rock del grupo que los había precedido en Can Zam, Deep Purple. Vistoso cruce de públicos, generacional y de estéticas (y sana convivencia de camisetas).

Concierto de Soziedad Alkoholika en el Rock Fest, en Santa Coloma de Gramenet, este domingo

Concierto de Soziedad Alkohólika en el Rock Fest, en Santa Coloma de Gramenet, este domingo / FERRAN SENDRA

La tarde dominguera se caldeó con el ortodoxo metal germánico de Gamma Ray y Blind Guardian. Los primeros, con el guitarrista Kai Hansen al frente (ex-Helloween), tiraron con eficiencia de sus cartas más contrastadas, con esa convivencia del trueno percusivo y la melodía, tan apreciable en ‘Heaven can wait’ o la avasalladora ‘Somewhere out in space’. Y los segundos, mucho más épicos y sinfónicos, apelaron a dioses, juglares y valquirias a partir de un aplastante ‘Imaginations from the other side’, camino de esas composiciones intrincadas, de imperativo doble bombo y autoridad vocal por parte de Hansi Kürsch. Con un receso muy de agradecer en la lírica y acústica ‘The bard’s song’.

Costumbrismo thrash-punk

Lo más crudo estaba por llegar: Soziedad Alkohólica y sus enmiendas totales al sistema en cánticos como ‘Perra vida’ o ese retrato del perfecto trepa llamado ‘Pelota’, ametrallado a toda velocidad. Frente a esas canciones de dientes apretados, fue refrescante el pase (en la carpa) del grupo sueco The Baboon Show, con su descarada aleación de actitud rock’n’roll-punk y dinámicas power-pop, y esa fiera llamada Cecilia Boström, retorciéndose, arrodillándose y buscando el contacto con la audiencia.

Con temas de su rampante ‘God bless you all’ (2023) y repescas como ‘Me, myself and I’, The Baboon Show puso el toque de agudo ‘entertainment’ rockero a un festival que en 2025 avanzará fechas y se celebrará del 26 al 29 de junio, con cuatro jornadas. Primera banda confirmada: Running Wild.

Suscríbete para seguir leyendo