Literatura

Mònica Batet gana el Premi Crexells con la novela 'Una història és una pedra llançada al riu'

La novela es, según Batet, "un canto de amor vibrante al gesto de narrar historias, al poder de la creatividad, de la imaginación, confrontado con el poder destructivo de los autoritarismos, de los muros, de las imposiciones de las prohibiciones".

La escritora y ganadora del Premi Crexells Mònica Batet.

La escritora y ganadora del Premi Crexells Mònica Batet. / Eli Don / ACN

EFE

EFE

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La escritora Mònica Batet ha ganado el 53 Premio Crexells a la mejor novela en catalán publicada el año anterior, que concede el Ateneu Barcelonès, con la obra 'Una història és una pedra llançada al riu'.

El jurado del veterano galardón ha estado integrado por la escritora Anna Ballbona, el poeta Andreu Gomila, la escritora y periodista Eva Piquer, el filólogo Francesco Ardolino y la traductora y periodista cultural Valeria Gallart, así como la vicepresidenta primera del Ateneu, Lluïsa Julià, esta última sin capacidad de voto.

En el acta del premio, el jurado lo ha concedido a 'Una història és una pedra llançada al riu', publicada por Angle Editorial, por ser "una novela con un magnetismo especial", que sumerge al lector en "un universo evocador, de múltiples ecos y significados".

En nombre del jurado, Anna Ballbona ha dicho que la novela "es como un canto de amor vibrante al gesto de narrar historias, al poder de la creatividad, de la imaginación, confrontado con el poder destructivo de los autoritarismos, de los muros, de las imposiciones de las prohibiciones".

Mònica Batet, continúa Ballbona, rinde "homenaje a la tradición popular de explicar cuentos, de escucharlos, de versionarlos y de convertirlos en motivos de vida y de respuesta, una tradición que es al mismo tiempo oral, literaria y musical".

Tras el fallo, la ganadora ha comentado que en esta novela quería tratar diversos temas, todos relacionados con el poder. "El poder, la oralidad, esos cuentos populares que pasan de familia en familia y de siglo en siglo; el poder del folclore, que nos explica como sociedad, que ya está presente en novelas anteriores mías; el poder sanador del arte y de ilustrar a una sociedad; el poder del pueblo al rebelarse, teniendo presente la experiencia de la Revolución de los Claveles portuguesa; y finalmente el poder autoritario", ha detallado la autora.

Para Batet, es un privilegio figurar en el listado de premiados del Crexells, en el que hay autores que admira,como Jesús Moncada, Mercè Rodoreda o Pere Calders.

La atmósfera de misterio y de confusión que contiene la novela evoca las amenazas totalitarias, así como el desprecio que el autoritarismo dedica siempre a los derechos de las mujeres y mutila vidas y horizontes.

En su infancia y adolescencia en El Pont d'Armentera (Tarragona) en los años 80, apunta la autora, se creó un imaginario alrededor de la Guerra Fría, de la que ha asegurado: "Me interesa más el sometido que el poderoso y cómo el sometido engaña al poderoso", a lo que ha añadido que visto con perspectiva y con el auge actual de la ultraderecha en Europa, "como humanidad no aprendemos".

Mònica Batet ha publicado seis novelas y un libro de cuentos y con su primera novela, 'L'habitació grisa' (2006) ganó el Premio de novela corta Just Manuel Casero en 2005, y con la segunda, 'No et miris el Riu' (2012) fue finalista del Premio Crexells.

La residencia de escritores Ledig House de Nueva York la seleccionó en 2017 para una estancia y trabajar en su quinta novela, 'Nou illes al nord' (2019), con la que ganó el premio Nollegiu de narrativa catalana.