Entrevista

Sónar: "Observamos el futuro en L’ Hospitalet sin prisa ni angustia"

El festival de música electrónica y cultura digital abre este jueves su 31ª edición con más de 200 propuestas y un papel en alza de la IA, que "atravesará" el conjunto de la programación. Hablamos con dos de sus cuatro codirectores, Enric Palau y Ventura Barba

"La creatividad es humana y la IA será interesante cuando haga avanzar la música en un sentido estético", dicen

  El Sónar convierte Barcelona en la capital mundial de la cultura digital

Enric Palau y Ventura Barba, codirectores del Sónar

Enric Palau y Ventura Barba, codirectores del Sónar / Ferran Nadeu

Jordi Bianciotto

Jordi Bianciotto

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

¿El Sónar ha alcanzado ese estatus en el que está por encima de las guerras de cachés y depende poco de los cabezas de cartel?

Enric Palau: Históricamente hemos tenido a artistas que luego crecen y que ya no vuelven al festival porque entran en otra dinámica en la que nosotros no estamos ni queremos estar.

Lana del Rey debutó en Barcelona en el Sónar de 2012 y este año ha actuado ya como estrella en el Primavera Sound.

Ventura Barba: Y actuó en el SonarPub, no en el escenario más grande. Es la magia de encontrar a esos artistas cuando están rompiendo, en vanguardia.

E. P.: Nos interesa más enfocarnos en el eje central, que es la cultura electrónica y digital. Pero este año tenemos nombres como Air o Kaytranada, que hace cuatro días abría todos los conciertos de la gira mundial de The Weeknd. Y se generan cabezas de cartel propios, como Paul Kalkbrenner, Charlotte de Witte o Laurent Garnier. Los artistas ven el Sónar como su lugar para presentar un ‘show’ especial, como Rosalía con ‘El mar querer’.

Ventura Barba: Ir al Sónar por el Sónar, y no por ver al artista individual, es un éxito de la fórmula creada hace 30 años. Esa mezcla única de artistas emergentes durante el día, otros más grandes por la noche, junto con la innovación, la ciencia y la tecnología, solo la puedes encontrar en el Sónar.

Ir al Sónar por el Sónar, y no por ver al artista individual, es un éxito de la fórmula creada hace 30 años

Ventura Barba

— Codirector del Sónar

Este año, por primera vez, el Sónar acoge en su seno la oferta ‘off’, como esas seis fiestas en el Poble Espanyol. Es toda una semana bajo el signo del Sónar. ¿Se trata de no dejar nada fuera de su radar?

V. B.: Nos hemos puesto de acuerdo y así facilitamos al usuario poder disfrutar todo lo que da de sí esta semana, en la que Barcelona se convierte en la capital de la música electrónica y la cultura digital. La gente a veces tiene ganas de ir a lo ‘off’ y eso hay que respetarlo. Ahora, está vinculado y no está vinculado. Lo hemos facilitado, practicando un equilibrio.

E. P.: Pero es inabarcable la cantidad de fiestas en terrazas de hoteles, por ejemplo, que se pueden celebrar, y ya está bien. Eso demuestra que, para quien esté en ese sector de la música y la electrónica, estos días hay que estar en Barcelona.

La IA, presente en el Sónar desde 2016, "atravesará" este año toda la programación, han advertido. ¿Nos equivocamos centrando la conversación sobre la IA en el miedo?

E. P.: La conferencia inaugural se titula ‘Generating panic?’, y abordará estas preocupaciones, pero no solo eso. Queremos dar eco del momento actual de una tecnología que nos puede aportar cosas, paletas nuevas. Ya lo hace. Lo vimos con Holly Herndon en 2021. La creación en la imagen ya dispone de un estándar en la IA, en materia de textos está Chat GPT, y en la música creo que pronto comenzaremos a ver proyectos-productos que nos darán nuevas sonoridades y formas. El Sónar no está interesado en una tecnología para escribir una sonata como lo hizo un compositor en el pasado. Nos interesa más aquello que hace avanzar la música en un sentido estético.

El Sónar no está interesado en una tecnología para escribir una sonata como lo hizo un compositor en el pasado. Nos interesa aquello que hace avanzar la música en un sentido estético.

Enric Palau

— Codirector del Sónar

¿Hacia dónde va la IA en la música, hacia la creación o hacia la facilitación de nuevas herramientas para que los humanos lleven más lejos su creatividad?

E. P.: Cuando salió la caja de ritmos, facilitaba el trabajo de estudio hasta que a alguien se le ocurrió acelerarla y nacieron el drum’n’bass y el jungle, y Aphex Twin convirtió esa aceleración en una frecuencia, y de ahí salieron texturas nuevas. La creatividad es humana. Lo dicen los expertos. Y la IA será interesante cuando avance y nos dé esos recursos estéticos nuevos en la música. ¿Qué nos aportará? Lo veremos este año con Rob Clouth o con lo que nos cuente Maria Arnal sobre su proyecto con el Barcelona Supercomputing Center.

El Sónar de día se trasladará al recinto de Gran Via L’Hospitalet, el de la noche, a partir de 2026 y al menos durante tres años (por las obras en Montjuïc). Eso ocurre en un momento de debate sobre el encaje ciudadano de los grandes acontecimientos musicales.

V. B.: Las obras todavía se están definiendo y es un proceso que estamos observando sin prisas ni angustia. Entre Barcelona y L’Hospitalet no hay una frontera y creemos que los cambios aportan cosas nuevas. Un festival de música trae muchísimas cosas positivas a la ciudad, y algunos inconvenientes, y entre todos tratamos de mitigarlos.

No me he puesto una fecha, pero es interesante pensar que este relevo se produce con gente que se forma con nosotros

Enric Palau

— Codirector del Sónar

El Sónar ha plantado con los años su bandera en muchas ciudades de todo el mundo, pero muchas no están teniendo continuidad, como las de Latinoamérica. ¿En qué punto está la proyección internacional?

E. P.: Estamos concentrados en Estambul, donde hemos celebrado la séptima edición, y en Lisboa, donde estamos preparando la cuarta y que es una ciudad muy interesante a nivel creativo, con casi un 50% de la programación de artistas locales y conexiones con Angola, Mozambique, Brasil…

El trío fundador del Sónar (Enric Palau, Ricard Robles y Sergi Caballero) está ahí desde hace 31 años. ¿Se imaginan un Sónar más allá de ustedes? ¿Piensan en un relevo?

E. P. Totalmente. Está siendo muy interesante trabajar en el festival con gente que apenas había nacido cuando el Sónar arrancó. Yo soy consciente de que hay cosas que se verán en esta edición de las que yo no soy el fan natural, por una cuestión generacional. Yo no me he puesto una fecha, pero es interesante pensar que este relevo se produce con gente que se forma con nosotros. Yo estoy aprendiendo muchas veces.

Suscríbete para seguir leyendo