Análisis

Gaudi 2023: el año de las luces del cine catalán

1
Se lee en minutos
Un fotograma de ’Alcarràs’, de Carla Simón.

Un fotograma de ’Alcarràs’, de Carla Simón. / EPC

La división entre película y filme de habla no catalana ha permitido que las que posiblemente sean las dos producciones catalanas más importantes del 2022 se hayan repartido los dos Gaudí principales. ‘Alcarràs’ y ‘Pacifiction’ no tienen nada que ver entre ellas. Pero son estas dos películas las que han marcado una línea al alza del cine catalán, refrendadas con premios, presencia en los festivales más importantes, excelentes críticas y mejor respuesta comercial en el caso del filme de Simón.

Y eso que era un año francamente bueno, pues se competía con ‘Un año, una noche’, ‘Suro’ y ‘La maternal’, otros tres largometrajes con larga andadura en certámenes que demuestran la polivalencia de un cine que cada vez mira más hacia delante sin dejar de evaluar el pasado. Excelente ha sido la cosecha del cine realizado en España y en esa excelencia tiene mucho que ver lo que se hace aquí. Porque, sinceramente, no hay nadie que proponga lo mismo que Lacuesta, Simón o Serra en el cine rodado en Madrid o el País Vasco. No mejor, sino distinto y siempre abierto a remover estilos y fórmulas.

Noticias relacionadas

Buena elección también de los Gaudí a las mejores interpretaciones, ya que Vicky Luengo y Pol López no solo están espléndidos en ‘Suro’ –otra de las sorpresas de este año, fulgurante debut de Mikel Gurrea recompensado con el Gaudí a la mejor dirección novel–, sino que se entienden a la perfección en cada uno de los planos, que son muchos, que comparten en este drama rural.

La mejor dirección y guion se la ha llevado ‘Alcarràs’, convirtiéndose así en la ganadora de los Gaudí. Quizá sean Serra y Lacuesta los cineastas más atrevidos del momento, y los premios a la mejor fotografía y dirección artística para ‘Pacifiction’, y montaje, música, sonido y efectos visuales para ‘Un año, una noche’, lo refrendan.