Obituario

Muere Aline Kominsky Crumb, pionera del cómic 'underground' femenino

La autora fallece a los 74 años en el sur de Francia, donde vivía con su esposo, Robert Crumb, tótem de la historieta

Aline Kominsky Crumb.

Aline Kominsky Crumb.

3
Se lee en minutos
Ramón Vendrell
Ramón Vendrell

Periodista

Especialista en pop antiguo, tebeos, libros, rarezas y juventud

Escribe desde Barcelona

ver +

Genio incontestable del arte en general y del cómic en particular, a través del que ha llevado la narrativa del yo a extremos de impudicia chocantes, aunque no solo eso, Robert Crumb es también una persona muuuy complicada, como bien saben sus lectores y quienes hayan visto el documental 'Crumb' (1995). De hecho si la película dirigida por Terry Zwigoff se estrenara ahora el imbatible patriarca de la historieta 'underground' sería víctima instantánea de la cultura de la cancelación, aunque él ni se enteraría. No dedicamos un obituario a Aline Kominsky Crumb, fallecida el pasado martes a los 74 años, por haber estado casada con el creador de Mr. Natural durante casi 45 años, en una relación abierta, sino porque fue un personaje relevante.

Aline Goldsmith nació en el seno de una familia judía en Long Island, Nueva York, en 1948. Una vez más, qué sería de la cultura estadounidense sin los judíos. En su adolescencia formó parte del círculo de The Fugs, radical banda neoyorquina que prefiguró la explosión de la contracultura en Estados Unidos en la segunda mitad de la década de 1960. Política y psicodelia (aunque tocada como podían, eran más The Fugs una declaración que un grupo de músicos).

A San Francisco

De su breve matrimonio con Carl Kominsky retuvo el apellido. A través del batería de The Fugs, Ken Weaver, entró en contacto en Tucson (Arizona), donde estudiaba Bellas Artes, con los historietistas Spain Rodriguez y Kim Deith, que la introdujeron en el cómic 'underground' y la animaron a hacer sus propios tebeos. Próxima estación, San Francisco.

Robert Crumb y Aline Kominsky Crumb, dibujados por ellos mismos.

/ Archivo

Allí formó parte del pionero colectivo de autoras de historietas Wimmens's Comix, con el que rompió precisamente porque su recién iniciada relación con Crumb no era bien vista. Entonces creó junto con la también disidente Diane Noomin la revista subterránea 'Twisted Sisters', en activo entre 1976 y 1994. "De mi sexo, mi vida, mis fobias; del repugnante ser humano que creo que soy" trataban sus cómics, según dice en el documental 'Crumb'. Buen punto de partida para emparejarse con Crumb, con quien se casó en 1978. Desde entonces fue Aline Kominsky Crumb.

A cuatro manos

"Yo era débil. Aline, por contra, es fuerte. Es como una dinamo. Por eso me casé con ella", escribe Crumb en 'Recuerdos y opiniones'. La pareja hizo historietas a cuatro manos, en las que cada uno se representaba y expresaba a sí mismo. La única obra del tándem publicada en España es la antología '¡Háblame del amor!' (Ediciones La Cúpula).

Noticias relacionadas

En una viñeta de sus colaboraciones matrimoniales, presente en el citado 'Recuerdos y opiniones', dice Crumb: "Y esta es mi encantadora mujer, Aline... Aline también...". Y Aline le corta: "Un momento, Bob, puedo hablar por mí misma, ¿no crees?". "¡O ando con ojo o este tío me anula! ¡Es más dominante!", remata Aline en pensamientos.

En la década de 1980 Kominsky Crumb fue editora de la antología de historietas alternativas 'Weirdo'. En 1991 Kominsky Crumb y Crumb se trasladaron a vivir al sur de Francia y ella se centró en la pintura. Aunque la agente de Crumb es Lora Fountain, esposa del también historietista Gilbert Shelton, no hay duda en la industria editorial de que Kominsky Crumb fue como asesora y relaciones públicas clave en la ascensión de Crumb a los altares del arte. En 2016 la web Comics Alliance propuso a Kominsky Crumb como una de las doce autoras merecedoras de un reconocimiento por su aportación. Ahora habría muchas más candidatas, pero ella fue una de las primerísimas.