Arte, amistad y negocio

Daniel-Henry Kahnweiler, el hábil marchante de Picasso

El promotor del arte cubista es objeto de una interesante muestra en el Museu Picasso con obras del pintor malagueño y de sus coetáneos

Pablo Picasso y Daniel-Henry Kahnweiler, disfrazados, en la finca del pintor en Cannes.

Pablo Picasso y Daniel-Henry Kahnweiler, disfrazados, en la finca del pintor en Cannes. / Jaqueline Picasso

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

Pablo Picasso reconoció en una ocasión: "¿Qué habría sido de nosotros si Kahnweiler no hubiera tenido este sentido para los negocios?". Se refería a la importancia que tuvo para él y los artistas cubistas contar con un marchante como Daniel-Henry Kahnweiler (Mannheim, 1884 - París, 1979), un hombre discreto que realizó la primera exposición cubista en París en su pequeña galería, un espacio minúsculo de 16 metros cuadrados.

'La rueda roja' (1920), de Férnand Léger.

/ Fernand Léger / Centre Pompidou

Obras de Picasso, Georges Braque, Juan Gris, Fernand Léger, Paul Klee, André Masson, Élie Lascaux, Manolo Hugué y Josep Togores pero también de pintores que exploraron otras vías dentro del cubismo como André Beaudin, Francisco Bores, Eugène de Kermadec y Suzanne Roger protagonizan una interesante exposición que saca a relucir el trabajo de Daniel-Henry Kahnweiler, un hombre que transformó la manera de concebir el arte. "Nos introduce en la vida cotdiana de un hombre apasionado por la cultura", ha destacado Emmanuel Guigon, director del Museo Picasso.

2023 'Celebración Picasso'

La exposición 'Daniel-Henry Kahnweiler, marchante y editor', organizada en colaboración con el Museo Pompidou de París, es la primera gran muestra que acoge Barcelona dentro de la 'Celebración Picasso', que este conmemora el 50 aniversario de la muerte del pintor malagueño fallecido el 8 de abril de 1973.

'Mujer desnuda estirada' (1932), de Pablo Picasso.

/ Pablo Picasso / Centre Pompidou.

Dicha celebración pondrá el foco en diferentes facetas del artista a través de una cuarentena de muestras organizadas en todo el mundo. 'Daniel-Henry Kahnweiler, marchante y editor' se inaugura este jueves y estará en Barcelona hasta el 19 de marzo de 2023. Y la 'Celebración Picasso' continuará en Barcelona el próximo otoño cuando el Museo Picasso y la Fundació Joan Miró ofrecerán 'Miró-Picasso', una muestra dedicada a la relación entre ambos artistas.

"Kahnweiler fue un hombre de izquierdas, defensor del arte, el humanismo, la libertad, las vanguardias y el progresismo"

Unas 170 obras expuestas cronológicamente y 67 libros y documentos reivindican a Kahnweiler. Hay desde óleos a pinturas, fotografías, esculturas, dibujos, bocetos, libros y objetos que permiten bucear en las relaciones entre el marchante y los artistas. "Kahnweiler fue un hombre de izquierdas, defensor del arte, el humanismo, la libertad, las vanguardias y el progresismo", ha destacado Brigitte Leal, comisaria de la muestra.

'Busto de mujer' (1909-1910), de Pablo Picasso.

/ Pablo Picasso / Centre Pompidou

Gracias a él se publicaron, por ejemplo, libros como 'Lune en papier' con textos de André Malraux y litografías de Fernand Léger o 'Le piège de Méduse', comedia lírica en un acto de Érik Satie ilustrada por Georges Braque. Entre las esculturas incluye desde 'El vaso de absenta', realizada por Picasso en 1914 y 'La mujer del frutero' (1921), de Henri Laurens a esculturas como 'La bacante' de Manolo Hugué' (1934).

Arte requisado

Noticias relacionadas

Alemán, judío y pacifista Kahnweiler asistió a su muerte como marchante cuando le requisaron sus cuadros en 1914 al estallar la Primera Guerra Mundial, periodo en el que estuvo exiliado en Suiza. Al acabar la contienda tuvo que empezar de nuevo. En 1921 y 1923 se subastaron todos sus cuadros como parte de la reparación impuesta a Alemania. El récord de aquella subasta lo alcanzó el 'Retrato de Lucie Kahnweiler' de André Derain (1913) que forma parte de la muestra. Hay varios retratos de la esposa de Kahnweiler en diferentes salas. "La exposición está llena de vasos comunicantes. Cada sala es como el capítulo de una novela", explica Emmanuel Guigon, director del Museo Picasso.

"La exposición está llena de vasos comunicantes. Cada sala es como el capítulo de una novela"

Penetra en ese mundo que unió a Picasso y a su marchante desde su primer contacto a principios del siglo XX hasta la muerte del artista en 1973. En algunas fotografías aparecen ambos disfrazados, en otras se aprecia como el artista le dibuja. Esa imagen junto al resultado final de los tres retratos que hizo de Kahnweiler en Cannes abre la primera página de esta exposición que viaja de la primera exposición fauvista y cubista al Picasso de la última época. Incluye desde cuadros 'Busto de mujer' (1909-1910) a 'Mujer meando' (1965), una pieza de la última época del pintor malagueño que despide la muestra. "Acabamos un Picasso espléndido que emociona mucho", resalta Guigon. "En sus últimas obras Picasso pinta por el placer de pintar. Es una gran lección de libertad, algo tan necesario en estos tiempos", añade.