Adiós a una 'hit maker'

Muere Christine McVie, voz con corazón y fuerza inspiradora de Fleetwood Mac

La cantante, teclista y compositora británica, autora de muchas de las canciones más populares del grupo, como ‘Don’t stop’ y ‘Little lies’, fallece a los 79 años tras sufrir “una breve enfermedad”

Christine McVie.

Christine McVie. / Mike Segar

3
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Fleetwood Mac representó una llamativa peripecia, la del grupo británico enraizado en el blues que tiempo después, reubicado en Estados Unidos, se alza como gran atracción del rock comercial a costa de publicitar sus tribulaciones sentimentales en un álbum bello y catártico, ‘Rumours’ (1977). Ahí estaba, aportando su voz modulada, su sapiencia con los teclados y su don como compositora, Christine McVie, fallecida este miércoles, a los 79 años, tras sufrir “una breve enfermedad”, precisaba la nota en las redes sociales.

Ella fue uno de los pilares creativos de una banda, Fleetwood Mac, de liderazgos compartidos y singladura abrupta, con ruidosos desencuentros internos, entre ellos las sucesivas uniones y separaciones de sus dos parejas centrales: Stevie Nicks-Lindsey Buckingham y Christine-John McVie. En acaso una vida anterior, ella fue Christine Perfect (su nombre de soltera; Bouth, Lancashire, Reino Unido, 12 de julio de 1943), y se abrió paso en la música fascinada por el blues y el rock’n’roll primigenio, y uniéndose a Chicken Shack. Banda que obtuvo un éxito con ‘I’d rather go blind’ (1969), balada original de Etta James, que contó con su voz solista.

Parejas al límite

Previo matrimonio con el bajista John McVie, ingresó en 1970 en la banda de este, Fleetwood Mac, remodelada tras la marcha de su carismático guitarrista Peter Green. Tiempo de evolución desde el blues-rock hacia parámetros más abiertos, visible tanto en un incipiente álbum en solitario homónimo como en sus aportaciones a la banda: ‘Homeward bound’, del disco ‘Bare trees’ (1972), la proyectaba como autora y solista poderosa. Fleetwood Mac atravesó días inestables y volvió a refundarse en 1975, con la entrada de Nicks y Buckingham, y el álbum ‘Fleetwood’ Mac’, al que Christine McVie aportó la mitad del temario, incluyendo el ‘up tempo’ al piano ‘Say you love me’. Anticipo de ‘Rumours’, obra que plasmó el descalabro de ambas parejas entre episodios de infidelidad y alcoholismo. Ella tendía a aportar un contrapunto sereno, y ahí está una de sus creaciones más populares, ‘Don’t stop’, con su mensaje de no mirar atrás.

‘Rumours’ contribuyó a consolidar un subgénero con fortuna, el soft-rock, a costa de dinámicas esbeltas, pulcritud sonora y depuradas armonías vocales. Un ‘best seller’ inmediato: 31 semanas encabezando ‘Billboard’ y, con el tiempo, cifras de ventas que alcanzarían los 40 millones de unidades.

Rupturas y reuniones

Los malos rollos internos no impidieron que la banda siguiera a flote, con Christine McVie aportando temas al doble ‘Tusk’ (1979), ‘Mirage’ (1982) y su obra comercialmente definitiva, ‘Tango in the night’ (1987), en la que se anotó el éxito ‘Little lies’ (firmado con su segundo marido, el portugués Eduardo Quintela). Tras 13 años de mala salud de hierro del quinteto clásico, la formación se rompió ahí, si bien McVie aguantó en su puesto en los decadentes ‘Behind the mask’ (1990) y ‘Time’ (1995), y participó en la reunión completa que condujo al disco en vivo ‘The dance’ (1998).

 

Noticias relacionadas

McVie se retiró entonces a la vida doméstica en las cercanías de Canterbury, desarrollando una fobia a los vuelos y fatigada de las giras, entregando el aislado ‘Christine McVie’ (2004). Pero aún se vio con fuerzas para subirse otra vez al carro de Fleetwood Mac a partir de 2014, con nuevas giras internacionales (que, como todas las anteriores, ignoraron España) y un vago proyecto de álbum conjunto-canto del cisne que no llegó a materializarse.

Sí vio la luz un álbum extraño y refrescante, ‘Lindsey Buckingham Christine McVie’ (2017), imprevisto entente con el histórico guitarrista del grupo (expulsado por entonces: las convulsiones internas nunca dejaron de acompañar a esta tropa). Un álbum este en el que tomaron parte Mick Fleetwood y John McVie (no así Stevie Nicks) y que resultó ser lo más cercano posible a un regreso de Fleetwood Mac, formación que, entrado el siglo XXI, se vio reivindicada por una nueva y variopinta ola de artistas, desde el ‘undergound’ y el ‘mainstream’, de Lykke Li a Katy Perry.

Temas

Música