Crítica de cine

'Hasta los huesos (Bones and all)': canibalismo, soledad y malas tierras

Taylor Russell y Timothée Chalamet, en un fotograma de ’Hasta los huesos (Bones and all)’

Taylor Russell y Timothée Chalamet, en un fotograma de ’Hasta los huesos (Bones and all)’ / © Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc.

1
Se lee en minutos
Quim Casas

'Hasta los huesos (Bones and all)' ★★★★

Dirección Luca Guadagnino

Intérpretes Taylor Russell, Timothée Chalamet, Mark Rylance, Chloë Sevigny, Michael Stuhlbarg, André Holland, Jessica Harper, David Gordon Green

Estreno 24 de noviembre de 2022

Aunque podrían buscarse paralelismos con otras películas que han tratado el tema del canibalismo desde una cierta abstracción formal, como ‘Trouble every night’ de Claire Denis, alejándose pues de la temática desde una perspectiva más realista, tipo ‘¡Viven!’, el último filme de Luca Guadagnino remite mejor a una estimulante tradición del cine norteamericano, la de los relatos de adolescentes en fuga. De este modo, el principal referente de ‘Hasta los huesos: Bones and all’ sería ‘Malas tierras’ de Terrence Malick: dos jóvenes huyendo en coche, en un caso de la policía, en el otro de su propio instinto como devoradores de carne humana, recorriendo el país mientras intentan encontrar un destino y un sentido a sus aciagas existencias.

La luz, los cuerpos, el itinerario, incluso la banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross, remiten poderosamente a la primera película de Malick. Sin embargo, el de Guadagnino no es un filme deudor ni tributario. Su forma de encarar el canibalismo, como hizo Jim Jarmusch con el vampirismo en ‘Solo los amantes sobreviven’, es frontal, realista, sin medidas tintas. Unos matan para comer. Otros huelen un cuerpo que está a punto de fallecer y esperan pacientemente para saciar su sed de carne humana. Guadagnino no juzga. Comprende. Tan siquiera es efectista pese a algunas escenas 'gore' absolutamente necesarias para la evolución de la historia. Su película es un retrato de la soledad, como ha hecho en otros filmes en apariencia más convencionales. Este es transgresor sin epatar (y con cameo de David Gordon Green, el último oficiante de la saga ‘Halloween’).