Crítica de ópera

Triunfal arranque de curso en Les Arts con ‘Anna Bolena’

El coliseo valenciano inaugura la temporada con la obra maestra de Donizetti con una Eleonora Buratto en plenitud

Eleonora Buratto e Ismael Jordi en ’Anna Bolena’ en el Palau de Les Arts de Valencia.

Eleonora Buratto e Ismael Jordi en ’Anna Bolena’ en el Palau de Les Arts de Valencia. / ARTS FOTOGRAFIA / MIGUEL LORENZO / MIKEL PONCE

2
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

La soprano italiana Eleonora Buratto y el tenor jerezano Ismael Jordi inauguraron el sábado el curso del Palau de Les Arts de Valencia con todo un reto, dando vida a la primera de las tres óperas de Gaetano Donizetti que componen la 'Trilogía Tudor' –'Anna Bolena', 'Maria Stuarda' y 'Roberto Devereux'– que Les Arts ofrecerá en temporadas sucesivas.

Arrancó el proyecto con un gran aliciente, el debut de Buratto como Bolena, mientras Ismael Jordi le daba la réplica con la experiencia de haber protagonizado este mismo montaje en Ámsterdam. 'Anna Bolena' es una ópera estrechamente ligada a España; después de un siglo de olvido renació en el Liceu de Barcelona en 1947 en el centenario de la inauguración del teatro catalán, ya que esta obra de Donizetti fue la primera en subir a ese escenario. Su regreso al repertorio se consolidó una década más tarde en La Scala de Milán con Callas y Visconti.

Esta funcional producción de Jetske Mijnssen recurre a algunas acertadas coreografías, a un vestuario de acento romántico (Klaus Bruns) y a muñecos como símbolos (y hasta para reemplazar retratos), y peca de exceso de escote para Bolena; funciona la inclusión de la futura Isabel I revoloteando por allí, aunque un poco crecidita. Genial, eso sí, la escenografía cerrada de Ben Baur, un auténtico paraíso para la proyección de las voces incluso ante un foso potente y desacomplejado.

Buratto impuso su tesitura lírica y estuvo a la altura de las duras exigencias del rol protagonista con un fraseo de ensueño, controlando siempre la línea de canto y la ornamentación; sus ascensos al agudo, además, fueron seguros y potentes, tanto como las del concentrado Lord Riccardo Percy de Ismael Jordi, fantástico sobre todo en el canto más heroico.

Noticias relacionadas

Como Giovanna Seymour la valenciana Silvia Tro Santafé se reencontraba con sus paisanos imponiendo un canto flexible y expresivo, muy en estilo. Alex Exposito dibujó un sonoro y convincente Enrico VIII, todos bien secundados por un eficaz y prometedor Gerard Farreras como Rochefort y por los correctos Jorge Franco (Hervey) y Nadezhda Karyazina (Smenton).

La Orquestra de la Comunitat Valenciana y el Cor de la Generalitat demostraron un óptimo nivel también en este estilo, todos muy bien concertados por un Maurizio Benini que se convirtió en parte fundamental del éxito de la velada, con una visión teatral, matizada y consiguiendo grandes logros ante una orquesta muy bien ensayada.

'Anna Bolena'

Palau de Les Arts, Valencia  1 de octubre de 2022