Cita clave de la 'rentrée'

Objetivo de la Setmana del Llibre en Català: superar los 50.000 visitantes

  • El festival del libro en catalán regresa al Moll de la Fusta hasta el 18 de septiembre con una oferta de 300 actividades

La Setmana del Llibre en Català, el año pasado, en el Moll de la Fusta.

La Setmana del Llibre en Català, el año pasado, en el Moll de la Fusta. / Archivo

3
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

Con el objetivo de superar los 50.000 visitantes de 2021 ha empezado a andar este viernes la 40ª edición de la Setmana del Llibre en Català. De nuevo en el Moll de la Fusta de Barcelona y con cifras de récord, en un espacio de 8.000 metros cuadrados, se desplegará hasta el 18 de septiembre un festival de diez días de duración con 300 actividades, 200.000 libros de 206 sellos editoriales y 259 expositores. Desde 1983, cuando nació siendo poco más que una exposición de libros de fondo en el vestíbulo de la Estació de Sants, ha evolucionado hasta lo que es hoy, una de las citas editoriales del año (junto con Sant Jordi y la campaña de Navidad) y momento clave para el lanzamiento de las novedades de la ‘rentrée’ (se presentarán unas 150). 

Joan Carles Girbés, que con esta edición de récord despide su labor como presidente de la Setmana, ha remarcado el objetivo de que la cita siga creciendo, algo que no permitía la anterior ubicación en la avenida de la Catedral, pero sí es posible en la del Moll de la Fusta, donde se ‘mudaron’ en pandemia para esponjar espacios y donde han elegido quedarse. "De hecho, 50.000 asistentes es el mismo número que ha conseguido Coldplay en solo uno de los cuatro conciertos que dará en el Estadi Olímpic –ha bromeado-. Así que buscamos atraer a más público, que no venga solo un rato sino incluso a pasar todo el día".

Cuatro autores extranjeros

Para ello, cuentan con cuatro escenarios, 700 invitados (entre autores, editores, artistas y periodistas) y una programación multidisciplinar y transversal, que va de las variadas charlas temáticas (novela negra, literatura fantástica, feminismo, viajes, cocina, mundo rural y éxodo urbano, naturaleza…) a conciertos, talleres (cómic, literatura erótica…), ‘podcast’, juegos como el Paraulògic, itinerarios por la ciudad, firmas, recitales de poesía o espacios para el público familiar e infantil. Habrá cuatro escritores extranjeros invitados: Ken Follett (por videoconferencia), Tatiana Tibuleac, Daniele Mencarelli y Robert Kolker

Abre esta tarde la Setmana el pregón de la flamante Premi d’Honor de les Lletres Catalanes de este año, Antònia Vicens, que también trae novedad bajo el brazo (libro de relatos ‘Quasi un miracle’, en La Magrana). Entre los actos destacados, además de la entrega del 26º Premi Trajectòria, que recibirá el escritor valenciano Joan Francesc Mira, y el 2º Premi Difusió, a Judit Carrera, directora del CCCB, Girbés ha destacado el ya tradicional manifiesto por una causa que se leerá el próximo miércoles y que este año, antes la sentencia del 25% de castellano en las aulas, será en defensa de la lengua catalana, un compromiso que, ha recordado, ya marcó la Setmana desde su nacimiento hace cuatro décadas. 

Tres de cada 10 libros que se compran en Catalunya son en catalán

A principios de los 80 se publicaban unos 700 libros en catalán al año; en 2021 fueron 10.800, solo 200 menos que en el prepandémico 2019. Hoy tres de cada 10 libros que se compran en Catalunya son en catalán. En el primer semestre de este año fueron cuatro de cada diez, pero por el efecto de Sant Jordi, semana en que se facturaron 43 millones de euros, algo menos que en 2021 (46%), pero un 26% más que en 2019, como se avanzó el pasado martes en el Forum Edita según datos de la consultora GfK. Son algunas de las cifras que desgrana Joan Abellà, presidente de Editors.cat, para quien "es importante mantener los lectores que aumentamos durante la pandemia, cuando el libro se convirtió en valor refugio". 

Noticias relacionadas

Abellà ha avanzado los buenos datos de 2021 (correspondientes al informe del Comercio Interior del Libro, que se harán públicos en Liber este octubre), que señalan que sin contar el de texto, la facturación del libro en catalán experimentó un crecimiento del 8%, siendo la literatura infantil y juvenil lo que más aumentó. 

Cautela ante la inflación

Abellà es cauteloso ante este final de 2022 tras "un primer semestre en que se mantiene la tendencia de crecimiento de 2021" y con "un otoño que prevemos que se complicará con la inflación desbocada". Pese a ello, añade que como sector, de momento, no están reaccionando subiendo precios. "Puede que a fin de año las ventas sean correctas, pero habrá que vigilar los márgenes de negocio", ha señalado el presidente del gremio de editores en catalán, que ha reclamado "llegar cuanto antes al 2% del presupuesto de Cultura".