Perfil

J.A. Bayona, el viajero en el tiempo

El cineasta ha rodado una de las películas de terror más influyentes del siglo XXI ('El orfanato'), ha participado en una de las franquicias más famosas de todos los tiempos ('Jurassic World: El reino caído') y ha concebido los dos primeros capítulos de la serie más cara de la historia.

El director J.A. Bayona, fotografiado esta semana en Barcelona

El director J.A. Bayona, fotografiado esta semana en Barcelona / ZOWY VOETEN

4
Se lee en minutos
Desirée de Fez
Desirée de Fez

Periodista y crítica de cine.

ver +

J.A. Bayona ponía hace unos días este post en su Instagram (@filmbayona): “Ayer amanecí en el Valle de las Lágrimas, en el corazón de Los Andes, en Argentina. Nos levantamos a las cinco de la mañana con uno de nuestros actores. Estábamos a diez grados bajo cero. Filmamos el amanecer desde el mismo lugar donde el avión de los Uruguayos se estrelló hace 50 años. Por la noche estaba en Barcelona, en un cine con más de 400 personas, amigos y familia, con los que nos reunimos para disfrutar en pantalla grande de los dos primeros episodios de 'Los anillos de poder' (…). Qué surrealista fue el día pero qué feliz estaba de poder disfrutar de lo que hago con la gente a la que quiero”. 

El texto acompañaba dos fotos. Una era del amanecer en el Valle de las Lágrimas, escenario de 'La sociedad de la nieve', la película que rueda para Netflix. Basada en el libro de Pablo Vierci, es la historia de los supervivientes de la Tragedia de los Andes, el mismo accidente aéreo que recoge la película '¡Viven!' (1993): el 13 de octubre de 1972, un avión de la Fuerza Aérea Uruguaya con 45 pasajeros se estrelló en la Cordillera de los Andes. La otra foto, tomada por Bayona en un cine de L'Hospitalet, es la imagen de los familiares y amigos que le acompañaron en la proyección de los dos primeros capítulos de Los anillos de poder, la serie que acaba de estrenar Amazon Prime Video. Inspirada en el universo de 'El señor de los anillos', es la más cara de la historia y sus dos primeros capítulos, donde se apuntala la propuesta estética y se sientan las bases de la aventura, los ha dirigido él, un cineasta de La Trinitat Vella.

Ese post, que puede pasar por algo anecdótico, explica muy bien quién es Bayona. Más allá de recordar (por la dimensión y el alcance de ambos proyectos, rodados seguidos) que es uno de los directores españoles más importantes a nivel internacional, esa nota tan personal resume su carrera y lo que le convierte en un cineasta relevante. Por un lado, el relato de ambas experiencias, vividas el mismo día en puntos tan alejados del planeta y relacionadas con proyectos inmensos y distintos, funciona como muestra de una carrera de más de veinte años (su primer corto, 'Mis vacaciones', es de 1999) en la que no hay ni pausas ni miedo a enfrentar retos cada vez mayores. 

Tampoco hay reparo a la hora de salirse de la hoja de ruta, con giros imprevisibles, cuando lo más fácil sería acomodarse en lo que ya le funciona. Amanecer en el Valle de las Lágrimas y, el mismo día, ver con su gente dos capítulos de tu serie en una sala de Barcelona sólo puede hacerlo alguien que cree en su trabajo, piensa en el espectador y no tiene pereza ni miedo; alguien que, en quince años, ha rodado una de las películas de terror más influyentes del siglo XXI ('El orfanato', 2007), ha participado en una de las franquicias más famosas de todos los tiempos ('Jurassic World: El reino caído', 2018) y ha concebido los dos primeros capítulos de la serie más cara de la historia.

Espectáculo y emoción

Las dos imágenes y el texto del post de Instagram también revelan otra de las cosas que definen a Bayona: su visión del cine como un espectáculo que se expresa en imágenes nunca vacías de ideas o emoción. La foto del Valle de las Lágrimas es un espectáculo en sí misma, además de sugerir una película, 'La sociedad de la nieve', que parece haber viajado lo más lejos posible para entender la historia que recrea. Y la decisión de proyectar en cine sus capítulos de 'Los anillos de poder', que ese mismo día se estrenaba en Amazon Prime Video, es una prueba más del amor del cineasta por las imágenes, imágenes que compone con mimo para que sean vistas en las mejores condiciones. 

Noticias relacionadas

Se habla a menudo de la influencia de Steven Spielberg en el cine de Bayona, algo que él ha reconocido siempre. La huella –estilística y emocional–, no sólo de Spielberg sino del modelo de cine popular y de entretenimiento que representa, tocada por la nostalgia, es evidente en la filmografía del cineasta. Sin embargo, hay algo injusto en atribuirle por defecto esa inspiración única cuando es uno de los directores que mejor se han adaptado a los cambios (y mutaciones) de la ficción de entretenimiento. Los códigos de su taquillera película de supervivencia 'Lo imposible' (2012), sobre el tsunami que azotó el sudeste asiático en 2004, 'Jurassic World': El reino caído', sus capítulos para 'Penny Dreadful' (2014-2016) o sus episodios de 'Los anillos de poder' son completamente distintos.

Volviendo al post. Las dos fotos son muy diferentes y, sin embargo, dialogan. Es como si el público retratado en una estuviera mirando el Valle de las Lágrimas. Eso es también el cine de Bayona, una colección de películas (y capítulos para series que, en realidad, son películas) distintas pero íntimamente unidas. Hay conexiones temáticas, como la maternidad, la pérdida y la complejidad de las relaciones familiares en la trilogía que forman 'El orfanato', 'Lo imposible' y 'Un monstruo viene a verme' (2016). Hay conexiones estilísticas. Hay una tendencia a lo fantástico, ya sea entrando directamente en él o rozando la quimera en sus películas más realistas. Pero, sobre todo, hay una búsqueda insaciable de nuevas formas de contar historias y expresar emociones a través de su posesión más preciada: las imágenes.