El Portalblau se despide con 15.500 espectadores y un 87% de ocupación

El festival ha agotado entradas para 16 de las 22 propuestas programadas en L'Escala y Empúries

El Portalblau se despide con 15.500 espectadores y un 87% de ocupación
1
Se lee en minutos
Alba Carmona

El festival Portalblau ha reunido a más de 15.500 espectadores en la veintena de actividades que ha programado entre L'Escala y Empúries. Las propuestas, que este año se abrían a más disciplinas artísticas que nunca, han conseguido un 87% de ocupación y se han agotado las entradas para dieciséis de los veintidós espectáculos programados. Entre las actuaciones que han realizado el pleno se encuentran, por ejemplo, los recitales del grupo familiar El Pot Petit, los Stay Homas o el violinista Ara Malikian, que este lunes puso el punto y final a la programación.

La cita organizada por el Ayuntamiento de L'Escala, el Museo de Arqueología de Cataluña (MAC) y TEM Productions por primera vez se ha extendido de marzo a agosto, con propuestas de música, danza, circo, teatro, poesía o literatura que han llevado hasta los escenarios escalenses a artistas como Texas, Los Catarras, Clara Peya, la compañía circense Eia o la poeta Míriam Cano.

Desde el festival destacan que las cifras de este año reflejan la apuesta por «una programación de calidad, las ganas del público de disfrutar del arte y la cultura y el interés que generan los espacios en los que se desarrolla el festival, todos ellos de gran valor patrimonial y paisajístico», como el yacimiento de Empúries, el Mar de Manassa o el Clos del Pastor.

Noticias relacionadas

En lo que se refiere a la vertiente social, la organización define el certamen ampurdanés como «un modelo único basado en la paridad, el compromiso social y el trabajo en red». En este sentido, destacan que es un festival paritario y que, primera vez, organizó unas jornadas de formación dirigidas a jóvenes sobre cómo organizar un festival; la creación de una bolsa de trabajo y la colaboración con la Fundación de Esclerosis Múltiple.

Asimismo, el festival mantiene el trabajo en red con otros festivales, como el Mercado de Música viva de Vic, el Festival Mot, la Feria Mediterránea de Manresa y el Sismógrafo de Olot, para «estrechar lazos de cooperación entre organizaciones culturales catalanas e impulsar un modelo cultural mucho más sostenible».