Crítica de música

Lise Davidsen, un portento en Peralada

La joven soprano noruega debutó en el festival ampurdanés dejando en éxtasis a un público que no podía creer lo que escuchaba

Lise Davidsen, en un momento de su recital en el Festival Castell de Peralada.

Lise Davidsen, en un momento de su recital en el Festival Castell de Peralada. / Toti Ferrer

2
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

Lise Davidsen

  Festival Castell de Peralada

  5/8/22

 

Hizo un alto en sus representaciones de 'Die Walküre' en el Festival de Bayreuth, la Meca wagneriana, para venir a cantar a la Església del Carme de Peralada. Lise Davidsen, soprano noruega de solo 35 años, ya se ha consagrado como la gran estrella del repertorio de Richard Wagner y de Richard Strauss, dos de los compositores más complejos y exigentes. Ahora, por fin, y después de un frustrado intento el verano pasado -cuando la pandemia todavía restringía la movilidad en Europa-, este portento artístico recaló en el Ampurdán precisamente con ambos autores bajo el brazo. Pero también propuso obras de otros genios a los que domina con igual virtuosismo, como son Brahms, Weber, Verdi, Grieg, Kalman y Gershwin. Porque Davidsen tiene mucho que decir en todo lo que toca. Y si ya reina en el ámbito germánico, adora a Verdi y a Puccini. Lo demostró con un 'Vissi d’arte' de 'Tosca' en las propinas que fue como un bombazo, con un sobreagudo similar a un rayo láser.

Jovencísima, guapa, alta, es una auténtica valquiria. Y su canto la transforma en un ser como de otro mundo. El público la adora y acumula reconocimientos y premios; ha ganado el Operalia, el Belvedere y el Queen Sonja, siendo hoy reconocida como una de las voces más importantes del panorama internacional, una lírico-dramática tan potente que despeina con un vozarrón que controla al milímetro. Con este esperado recital hizo temblar los cimientos de la Iglesia del Carmen que vibró con este huracán nórdico y su derroche de talento.

Ovacionada

Acompañada de una -sorprendentemente- poco interesante Sophie Raynaud al piano, Davidsen comenzó la velada siendo ovacionada con su Elisabeth de 'Tannhäuser' y la célebre 'Dich, teure Halle', para seguir con tres 'Lieder' de Brahms, con una hermosa aria de 'Der Freischutz' -esculpida en un fraseo cargado de sentido- y con tres joyas liederísticas straussianas con las que volvió a arrancar ovaciones. Dicen que es heredera de la mítica Kirsten Flagstad (wagneriana y noruega, como esta nueva estrella), pero es que también tiene mucho de Jessye Norman por su innato saber decir. Culminó la primera parte, cómo no, volviendo a Wagner con el aria 'Du bist der Lenz' de Sieglinde, personaje de 'Die Walküre' con el que está siendo aclamada en la Verde Colina.

Noticias relacionadas

Pero cuando el público del Festival de Peralada, entusiasta y sudoroso, se pensaba que lo había oído todo, llegó Davidsen y volvió a subir el listón interpretando a una Lady Macbeth verdiana de antología, coloreando con sabor latino y negociando con tino las coloraturas. A un precioso grupo de 'Lieder' de Grieg fraseado con la voz precisa -ya ha grabado canciones del compositor noruego como parte de su contrato con el sello Deutsche Grammophon-, le siguió el 'Ave Maria' del 'Otello' verdiano en un alarde de técnica y recogimiento, para después, abanico en mano, soltarse el pelo en una divertida aria de la opereta 'La princesa gitana', de Kálmán.

Terminó de hechizar a un auditorio en éxtasis con un 'Summertime' de 'Porgy and Bess' inolvidable. Y sí, la tendremos en el Liceu, y por partida doble.