Ópera contemporánea

El amor gay de Adriano se pasea por Peralada de la mano de Rufus Wainwright

  • El festival ampurdanés acoge 'Hadrian', la última ópera del famoso cantautor y compositor pop canadiense, que se inspira en el emperador romano y su favorito, Antinoo

Un momento de ’Hadrian’, la nueva ópera de Rufus Wainwright.

Un momento de ’Hadrian’, la nueva ópera de Rufus Wainwright.

3
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

El miércoles el Teatro Real de Madrid, como parte del Universal Music Festival, estrenó en España la ópera 'Hadrian', del compositor Rufus Wainwright, mucho más conocido por el gran público por su faceta de cantautor. La segunda ópera de este inquieto artista aterriza el viernes en el Festival Castell de Peralada con una propuesta escénica tan sorprendente como la temática que narra, centrada en el amor controvertido y febril entre el emperador Adriano y su favorito, Antinoo.

El artista pasó por Barcelona en abril pasado para presentar este espectáculo, ocasión en la que dejó clara su pasión por el género lírico. "Escribir ópera es lo que más feliz me hace", aseguró, antes de definir su obra como una "ópera convencional". Estrenada en Canadá en 2018 con libreto del dramaturgo canadiense Daniel MacIvor, 'Hadrian', efectivamente, posee una estructura formal al uso. Utiliza para ello, comenta el compositor, "todos los recursos del género a través de un lenguaje clásico, con arias, dúos y coros", aunque siempre intentando tender puentes entre el ámbito de la música clásica y el pop, en el que Rufus Wainwright reina por méritos propios siendo considerado uno de los cantautores más valorados de su generación. "Creo que existe demasiada distancia entre la música clásica y la comercial, y es necesario atraer nuevos públicos a los teatros de ópera. En Canadá 'Hadrian' tuvo una gran acogida y atrajo a un público que nunca había asistido a un espectáculo operístico".

"Existe demasiada distancia entre la música clásica y la comercial, y es necesario atraer nuevos públicos a los teatros de ópera"

Tras la estela de Gershwin

En la búsqueda de un lenguaje que tienda ese puente, podría decirse que Wainwright sigue la estela planteada por Gershwin y su ópera-folk 'Porgy & Bess', en la que fusiona el formato operístico con la música de raíces negras como el jazz o el blues. Lo popular con lo sofisticado. Wainwright ya lo intentó, y con éxito, en su primera ópera, 'Prima Donna' (2012), inspirada en la gran Maria Callas. Esta vez, aclara, se trata de "una ópera más compleja que la anterior".

En los cuatro actos de 'Hadrian', su autor revive el último día del emperador Adriano en el año 138, cundo recuerda a Antinoo, su gran amor, sin dejar de lado, por supuesto, la política, el incipiente cristianismo y las intrigas, tomando como referente literario ese gran éxito que sigue siendo las 'Memorias de Adriano' de Marguerite Yourcenar. Para ello se vale de un lenguaje musical en el que prima la melodía y un lirismo que mira a Puccini, aunque, como Gershwin, no renuncia a los guiños al jazz y al blues. Todo ello para dar forma a su protagonista: "Cuando leí por primera vez las 'Memorias de Adriano', una novela que inspiró al menos a tres generaciones de hombres homosexuales, me asaltó al instante la idea de transformar este personaje histórico en ópera. Tanto su naturaleza íntima como su salvaje grandeza parecían adecuadas para lo que la ópera hace mejor: crear una hiperilustración de las oscuras vidas interiores de las personas que se enfrentan a especiales circunstancias externas y, al mismo tiempo, recorrer musicalmente las dimensiones surrealistas de lo que hay entre ellas. En mi opinión, ninguna otra forma teatral retrata verdaderamente la vida en una miríada de colores vibrantes y brillantes como lo hace la ópera, y la historia del emperador Adriano es un diamante perfectamente tallado para esa tarea".

Crítica al patriarcado

Noticias relacionadas

Wainwright también apunta que "casi inmediatamente después de la muerte de Adriano, los dictados patriarcales de la humanidad se apoderaron de la narración de su historia, dejando que la patética observación antigua de que 'lloró como una mujer' cuando Antinoo se murió ahogado, ensombreciera todos sus logros y conquistas".

En Peralada será el protagonista de la ópera el mismo intérprete que estrenó la obra, el aclamado barítono estadounidense Thomas Hampson. Le acompañarán la soprano Alexandra Urquiola (que reemplaza a la previamente anunciada Ainhoa Arteta como Plotina) y el tenor Santiago Ballerini (Antinous), mientras que la propuesta escénica será de Jörn Weisbrodt, marido del compositor, quien se inspira en imágenes del fotógrafo Robert Mapplethorp.