Arte y emoción al ritmo de Puccini

Cyntia Cebaze le canta a César Frey 'O mio babbino caro' al pasar frente al mural que realiza ante el edificio de La Nueva España

Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
M. J. I.

Cuando el arte urbano y la música se encuentran ocurren milagros como el que este viernes pudieron presenciar los viandantes que se detuvieron ante el edificio de La Nueva España en la calle Calvo Sotelo de Oviedo. Todo ocurrió mientras el artista César Frey ('El Séptimo Crío') comenzaba la ejecución del mural que rinde homenaje a todos los asturianos, personificados en los quince protagonistas de la campaña 'Orgullo se escribe con H', impulsada por La Nueva España y la empresa de tecnología Honor.

Cyntia Zebaze, soprano camerunesa afincada en Gijón, que se hizo famosa como concursante de 'Got Talent', pasaba por allí y decidió animar a César a continuar con su trabajo de la mejor forma en la que sabe hacerlo: cantando. Y lo hizo con ese torrente de voz de soprano, una voz casi mágica que atrajo a propios y extraños y que hizo a Frey dejar por unos minutos los botes de sprays de pinturas, para escuchar y disfrutar de ese sonido celestial.

Cyntia Zebaze nació en Yaundé (Camerún), llegó a España en patera y derrocha sensibilidad hacia al arte. "Me gustó tanto lo que estaba viendo que decidí hacer mi particular homenaje al artista". No eligió cualquier cosa. Zebaze, que nunca ha estudiado canto en un conservatorio, emuló a la misma María Callas con una de las arias más famosas de todos los tiempos, que era también muy querida por la cantante de origen griego. A capella, con tejanos, y rastas de colores, entonó el 'O mio babbino caro', ('Oh, mi papá querido'), de la ópera Gianni Schicchi, compuesta por Giacomo Puccini en 1918. "Elegí esa pieza porque me gusta especialmente, es también una de mis preferidas", señaló la soprano, emocionada ante la reacción de César Frey, que enseguida dejó la pintura y se acercó a escucharla, y los aplausos de todos quienes la escucharon.

César Frey no pudo haber comenzado mejor la aventura de ejecutar el mural que pinta de 11 a 19 horas de lunes a domingo, hasta el próximo 18 de julio. El Séptimo Crío trabaja, a modo de exhibición, en el nuevo 'Sargent Pepper' del siglo XXI. La ubicación elegida ha sido el exterior del edificio de La Nueva España, cuya fachada principal ha quedado cubierta con andamios que sustentan los paneles movibles de madera, sobre los que se realiza el trabajo.

"He empezado por la parte central, buscando tonos flúor que destaquen a los personajes", relata el escritor de grafiti. En esas estaba cuando Cyntia Zebaze pasó delante del proyecto que revolucionó los aledaños de la sede del periódico.

"La ópera en si no es un género que me entusiasme, pero estas cosas están por encima de los gustos de cada uno; es arte, y me ha emocionado mucho", comentó el artista que empleará más de cien tonos distintos de color para realizar el mural. Una de las cosas que le gustó fue el look de Cyntia. "No parece para nada una diva de la ópera, tiene un estilazo; me ha gustado mucho su puesta en escena".

"Canto en ceremonias, en locales, donde me llaman... La verdad es que me gustaría darme a conocer más y desarrollar una carrera profesional", señaló la soprano, que también cultiva otros géneros como el blues y destaca por su implicación en causas solidarias.

Noticias relacionadas

En el mural estarán los asturianos que con su ejemplo y trayectoria han contribuido a desmontar los tópicos sobre Asturias planteados en la campaña: Luis Fernández Vega, presidente del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega; David Feito, Juan Luis Suárez y Raquel del Rosario, integrantes de "El Sueño de Morfeo"; Esther y Nacho Manzano, cocineros de Casa Marcial; Jacobo Cosmen, presidente de Alsa; María Teresa Álvarez, periodista y escritora; Marcos Luengo, diseñador; Daniel Suárez, fundador y CEO de Zapiens; Esther Cueli, directora general de Aguas de Fuensanta; Pedro Llana, presidente de BIOW; Hugo Fontela, pintor; Lucía Martiño, surfista profesional, y Blanca Romero, actriz y modelo.

Lo cierto es que el escenario improvisado se llenó de público, con admiradores del trabajo de Frey como la artista gijonesa Begoña Muñoz que pasaba a saludar a su amigo César Frey, con el que ha expuesto en su galería. "Vine a desearle suerte en el inicio del trabajo, y me he encontrado con esto; ha sido un auténtico regalo", explicó.