Crítica de cine

'Mi mejor amigo': los tentáculos del abuso

Fotograma de ’Mi mejor amigo’.

Fotograma de ’Mi mejor amigo’.

La magnífica segunda película de Ferit Karahan retrata la opresión sistémica sufrida por las minorías en Turquía a través de un 'thriller' psicológico

1
Se lee en minutos
Nando Salvà

'Mi mejor amigo' Puntuación: 4

Dirección:  Ferit Karahan

Intérpretes:  Samet Yildiz, Nurullah Alaca, Ekin Koç, Mahir Ipek

Año:  2021

Estreno:  Viernes 1 de julio de 2022

★★★★  

La magnífica segunda película del turco Ferit Karahan es un drama social complejo orquestado a la manera de un 'thriller' psicológico, y que utiliza la repentina enfermedad de un niño de 11 años que vive un internado para kurdos en Anatolia Oriental a modo de dispositivo revelador de las miserias de una institución autoritaria fundamentada en la cultura del miedo. Mientras va desentrañando el misterio que rodea el trastorno del chaval y en paralelo detalla las atribuciones de culpa que van adjudicándose entre los docentes y administradores del centro, el relato exhibe una admirable austeridad a nivel visual y narrativo. Sin usar un plano de más ni desperdiciar una sola escena, Karahan va aportándonos una sucesión de detalles y pequeños momentos que nos acercan a la verdad. 

Puede que su retrato de los personajes adultos coquetee con el estereotipo, y que su manejo ocasional del humor no llegue a encontrar su sitio en la narración, pero nada eso logra disipar la espesa atmósfera de gélida tensión en la que la envuelve a través de decisiones cromáticas y trabajo de cámara, ni resta hondura a sus reflexiones sobre los férreos lazos que fundamentan la amistad infantil, el abuso de poder y la facilidad con la que se aprende a ejercerlo tomando ejemplo, y la opresión sistémica sufrida por las minorías en Turquía.