MÁS PERIÓDICO

David Bustamante se pone los guantes de boxeo por Ibai

David Bustamante se pone los guantes de boxeo por Ibai

Instagram

  • El cantante se enfrenta este viernes al ‘showman’ Mr. Jagger en la velada organizada por el ‘streamer’ en Twitch

3
Se lee en minutos
Abel Cobos
Abel Cobos

Periodista

Especialista en tendencias, planes, cultura pop, televisión, 'celebrities', memes, internet y temática LGTBI.

Escribe desde Barcelona

ver +

Es el evento del año en el ecosistema digital español. Su nombre no miente: La Velada del Año, una jornada de boxeo organizada por el ‘streamer’ Ibai Llanos, que en su primera edición, en 2021 superó la frontera del millón de espectadores solo en su retransmisión por Twitch, la plataforma de ‘streaming’. 

El 'line-up' de este año lo protagonizan, en su mayoría, 'streamers', 'gamers' y otras personalidades digitales, como el 'showman' Mr. Jagger. También se unen al 'line-up' el productor musical y fenómeno de masas Bizarrap, cuya presencia digital lo ha catapultado a la cumbre de las listas de éxitos en España y Latinoamérica.

David Bustamante y su oponente, el 'showman' Mr. Jagger.

/ Archivo

Pero, entre todo este reparto de personalidades de internet, aparece un nombre que, para muchos, fue totalmente inesperado. Sustituyendo a Jaime Lorente, de 'La casa de papel', que se tenía que enfrentar a Mr. Jagger, llega al ring el cantante y 'extriunfito' David Bustamante, que a sus 40 años se pondrá los guantes de boxeo para entretener a hordas de espectadores de Twitch, en su mayoría, de la generación Z.

Superación maquillada 

Pero, ¿cómo ha llegado una persona tan alejada del mundo del 'streaming' al evento más importante del sector? Esencialmente, porque Bustamante, aunque siempre haya priorizado su carrera musical, es un animal televisivo. Lo demostró desde su primera aparición en 'Operación Triunfo 1', construyendo el relato de que era un albañil con el sueño de subirse a los escenarios, una jugosa historia de superación levemente maquillada (trabajaba en la empresa familiar, y había recibido formación musical).

Una vez allí, supo jugar bien sus cartas, convirtiéndose en el llorón y el emocional de la edición, un hombre sensible que quedaba bien en cámara y daba mucho contenido. Así, sumado a su técnica vocal, consiguió quedar finalista en la primera edición, cuya final, con 12,8 millones de espectadores, es la emisión más vista de un concurso en España.

Entre lanzamientos de álbumes y giras nunca ha dejado de asomarse frente a las cámaras. Ha aparecido en concursos y programas del corazón, siempre derrochando carisma. Entre otros, pasó por 'Mira quién baila', 'El Grand Prix', 'Tu cara me suena', ‘El número uno', 'Mi casa es la tuya', 'El desafío' o 'MasterChef Celebrity', en este último, de nuevo, rescatando su narrativa de persona sensible y emocional que no teme llorar, consiguiendo titulares y, sobre todo, alineándose al relato feminista que anima al género masculino a no reprimir sus sentimientos.

La mezcla que funciona

Paralelamente, actualmente está en auge la colisión del mundo digital con el mundo del 'reality' y la televisión original. La gran mayoría de producciones más pop, tanto millenniaó como centennial, aplauden la fusión entre ambos mundos. Por ejemplo, 'Estirando el chicle', pódcast galardonado con el premio Ondas y dirigido por las creadoras digitales de contenido Carolina Iglesias y Victoria Martín, promueven activamente esta fusión. Como cuando invitaron a la colaboradora de 'Sálvame' Chelo García Cortés, y hablaron de las decenas de memes que la envuelven en el programa.

Noticias relacionadas

Otro ejemplo, esta vez televisado, el 'Sálvame Mediafest 2022', que el pasado miércoles juntó a personalidades tan dispares del mundo del corazón como Jorge Javier Vázquez y Lydia Lozano con las musas centennial Samantha Hudson y Ptazeta

En este contexto, no podía faltar el acercamiento de alguien que domina tan bien la cámara, como Bustamante, con el ‘streamer’ que más mueve a las masas en nuestro país. El impacto y buen recibimiento de esta fusión ha sido tal que, con solo dos vídeos en TikTok, Bustamente ya ha conseguido dos millones de visualizaciones. Parece que la generación Z está acogiendo al 'extriunfito' con el mismo amor que sus predecesores.