Crítica de música

Primavera Sound 2022: Gorillaz, la fiesta de todos los géneros

  • El proyecto virtual de Damon Albarn movilizó al público a base de pop y rock teñidos de electrónica, dub y hip hop

Gorillaz y un Robert Smith virtualizado, en el Primavera Sound.

Gorillaz y un Robert Smith virtualizado, en el Primavera Sound. / Ferran Sendra

1
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

Damon Albarn sigue siendo, tres décadas de su revelación con los eclécticos Blur, un artista incapaz de quedarse mucho tiempo en el mismo sitio. Y poco después de exhibir melancolía sublime en su último disco a su nombre, tocaba cambio casi radical de ciclo: de vuelta al reino colorido, literalmente animado, de Gorillaz, grupo virtual formado por cartoons que, en su nueva gira, dan protagonismo a los verdaderos músicos detrás de todo esto.

Si los antiguos conciertos del proyecto tenían en primer plano a los imaginarios 2-D, Murdoc, Noodle y Russel Hobbs, en el Primavera Sound estos personajes fueron relegados a una pantalla posterior para ceder el paso a un Albarn con ganas de reivindicarse como agitador de masas. En temas como 'Last living souls' y 'Rhinestone eyes', se le vio contento de acercarse a las primeras filas para dejarse adorar. 

Noticias relacionadas

Ataviado con gorra y chandal rosa eléctrico, capitaneó con carisma una formación de más de una decena de miembros, entre músicos y abrumadores coristas. Cayeron asaltos contundentes a pop, electro, hip hop o dub (melódica en ristre, al más puro estilo Augustus Pablo, en 'Tomorrow comes today'); a veces todos estos estilos en una sola canción. 'O green world' empezó con un Albarn solitario, como al fondo de un 'piano bar', para convertirse enseguida en el conocido ritual disonante. La nueva 'Cracker Island' sonó a electro-funk de empuje vocal góspel. 

Gorillaz alardearon no solo de efectivo eclecticismo, sino también de agenda de contactos y capacidad de arrastre: la mejor sorpresa del show debió ser la aparición del rapero Mos Def (o, bueno, Yasiin Bey), para 'Stylo' y 'Sweepstakes', esta última tocada aquí por primera vez en la gira.

Temas

Música