Crítica de música

Michael Schenker, 50 años de hard rock 'etiqueta negra' en Salamandra

  • El legendario guitarrista alemán celebró sus cinco décadas de carrera en plena forma, reviviendo los clásicos del Michael Schenker Group, invocando sus días con Scorpions y dedicando a UFO el clímax de la noche

Michael Schenker, junto al cantante Robin McAuley, en la sala Salamandra de Barcelona.

Michael Schenker, junto al cantante Robin McAuley, en la sala Salamandra de Barcelona. / Ferran Sendra

2
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Hace 50 años que Michael Schenker grabó con Scorpions, el grupo creado por su hermano Rudolf, el tema ‘In search of the peace of mind’, esotérico punto de partida de una carrera fundamental en el desarrollo del hard rock. Fue uno de los temas que sonó este miércoles en una Salamandra abarrotada, donde se desvió el concierto inicialmente programado en Razzmatazz. Noche de aniversario para disfrute de un ‘guitar hero’ de etiqueta y autor de canciones troncales del género, ya fuera con UFO, la banda en la que despegó, o en sus sucesivas aventuras solistas.

En el centro de la foto, su guitarra Gibson Flying V y ese cancionero quizá demasiado melódico para el metal y muy ‘heavy’ para oídos medios del rock (un inciso: ¿por qué Thin Lizzy suele inspirar, merecidamente, un consenso positivo entre las mentes críticas, y no así UFO? Gritemos: ¡injusticia!). Junto a Schenker, una banda competente cuyo cantante no era el más indicado para la misión: Robin McAuley (que suple en la gira al titular previsto, el chileno-español Ronnie Romero) fue la voz del bastante olvidado McAuley Schenker Group (1986-93), combo sin presencia en el ‘setlist’, una figura con aura mucho menos legendaria que Gary Barden o Graham Bonnet, y que encima no está en su mejor forma vocal.

Discografía en expansión

Noticias relacionadas

Pero Schenker pudo celebrar esas cinco décadas de catálogo recordándonos que su obra sigue creciendo (el año pasado lanzó ‘Immortal’, y a final de mes llegará ‘Universal’, de donde salió la rauda ‘Emergency’) y atrincherándose en sus clásicos de los 70 y primeros 80. Ahí, honores para los hitos del primer Michael Schenker Group, como ‘Cry for the nations’, ‘Armed and ready’ o una inhabitual ‘Red sky’, además de esa ‘bluesy’ ‘Rock you to the ground’, donde el registro de McAuley no resistió la comparación con la portentosa toma original de Bonnet.

El ‘axeman’ Schenker, en plena forma, con su estilo a la vez matemático y emocional, cuya quintaesencia se situó en la pieza instrumental ‘Into the arena’ y en el ‘tour de force’ de ‘Rock bottom’, de UFO. Fue el repertorio que en su día inmortalizó con Phil Mogg y compañía el que acabó marcando la pauta, con hasta ocho menciones, del eterno boogie ‘Doctor doctor’ a la siempre arrolladora e inesperada ‘Lights out’ (que no sonó la noche anterior en Madrid) y un festín final a lomos de ‘Shoot shoot’, ‘Natural thing’ o ‘Only you can rock me’. Quedó la sensación de que a Schenker, sea quien sea quien le acompañe en sus bandas siempre cambiantes, le queda cuerda para rato.