D'A Film Festival

Cómo crear y rodar al margen de la industria

  • El director ampurdanés Lluís Galter presenta en el festival D’A ‘Aftersun’, un filme que mezcla felizmente todo tipo de tendencias: ficción, híbrido, documento, 'thriller', relato observacional de la adolescencia...

Fotograma de la película ’Aftersun’, de Lluís Galter

Fotograma de la película ’Aftersun’, de Lluís Galter / EPC

2
Se lee en minutos
Quim Casas

En su tercer largometraje tras ‘Cara creamada’ (2010) y ‘La substància’ (2016), el cineasta catalán Lluís Galter se adentra en ‘Aftersun’ por los meandros de un relato que lo acepta todo: ficción, híbrido, documento, thriller, relato observacional de la adolescencia, final de vacaciones de verano en un camping, improvisación…

El filme, presentado en la sección ‘Un impulso colectivo’ del D’A Film Festival Barcelona, parte de muchas cosas al mismo tiempo. Uno de los personajes que aparece es un forense de mediana edad que les cuenta a las niñas en el cámping la historia verdadera de un niño suizo que desapareció en la playa.

Galter nos explica que «es un forense de Figueres que hace 12 año escribió un libro explicando sucesos no resueltos en el Empordà». El forense en cuestión explica sus historias, pero los contraplanos de las niñas teóricamente mirándolo fueron rodados en otro momento. Ese fue el procedimiento de la película, ir rodando y dando forma poco a poco a la historia.

«En 2010 empecé a escribir un guion más clásico con Clara Roquet sobre el niño desaparecido, pero no encontramos financiación para la película», recuerda Galter. Este guion se titulaba ‘Els estiuejants’, y figura en algunas fuentes como un corto del director, cuando en realidad no existe como filme. «En 2017 me viene de nuevo la historia del niño, pero pasando por completo de aquel guion. Y empiezo a rodar directamente, sin financiación. Quería grabar tres o cuatro situaciones. Conseguí una beca de la Generalitat para artes visuales, y empecé a grabar con cuatro amigos del instituto con una cámara Handycam».

Película hecha sobre la marcha

En el propio proceso de construcción del filme está su secreto y su fascinación. La idea era la de ‘escribir’ la película sobre la marcha, rodándola y aprendiendo cada año un poco más sobre la cámara que empleaban. «En el cámping invitamos a la gente a que participara en la película y salieron estas niñas, con las que empezamos a grabar cosas sueltas».

El trabajo de montaje ha sido fundamental para unir entre sí cosas que no tenían ninguna relación. ‘Aftersun’ se realizó durante dos o tres días cada verano de 2017, 2018 y 2020, añadiendo situaciones que Galter filmaría con su familia, en el cámping, planos sueltos en carreteras y bungalow. El director lo define como «tres años jugando con las situaciones y un año de trabajo más en serio hasta encontrar el propio filme».

El director ampurdanés Lluís Galter

/ D'A Film Festival Barcelona

Noticias relacionadas

Aunque ‘Cara cremada’ participó en cierta medida de la industria, el cine de Galter se aparta de la misma. «La dinámica de las ayudas cansa mucho» explica, por lo que ‘Aftersun’ nació de forma radicalmente distinta, era algo que no se podía vender antes de existir.

Entre apuesta y apuesta radical, Galter trabaja en los programas de Jordi Évole. Empezó como director y ahora es el coordinador de realización. «Este trabajo me da gimnástica creativa» confiesa. No es para menos, porque goza de absoluta libertad, como cuando en la emisión de ‘Lo de Évole’ dedicada a Rosa de España rodó unas escenas a lo ‘Mulholland Drive’ en las que Rosa imita a Rebekah del Río cantando ‘Llorando’ en el Teatre de Rubí.