LITIGIO INTERNACIONAL

El Supremo de EEUU ordena reabrir el caso del Pissarro expoliado por los nazis expuesto en el Thyssen

Resuelve en favor de la familia Cassirer y ordena aplicar la norma de conflicto de leyes de California, desfavorable para los intereses del museo español

El Supremo de EEUU ordena reabrir el caso del Pissarro expoliado por los nazis expuesto en el Thyssen
3
Se lee en minutos
Cristina Gallardo

El destino del cuadro 'Rue Calle st. Honoré, por la tarde, efecto de lluvia', de Camille Pissarro actualmenteexpuesto en la Fundación Thyssen-Bornemisza de Madrid, vuelve a estar pendiente de lo determinen los tribunales de California después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos haya fallado este jueves a favor de la familia judía que lo reclama. Ordena reabrir el caso para que la justicia ordinaria norteamericana aplique a este litigio, que dura ya 17 años, la norma de conflicto de leyes del citado estado.

El alto tribunal americano ha resuelto de manera unánime en favor de la familia Cassirer en su controversia frente al museo español para la recuperación del que fue expoliado por los Nnzis en la Segunda Guerra Mundial, informan a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, diario que pertenece al mismo grupo que este medio, fuentes del despacho B. Cremades & asociados. Este despacho representa a la Federación de Comunidades Judías de España y la Comunidad Judía de Madrid que se han personado en este caso como 'amicus curiae' (una especie de acusación popular) de la familia Cassirer.

Adquirido por el barón

Los herederos aseguran que Lilly Cassirer se vio obligada por los nazis a vender la obra a bajo precio a cambio de un permiso para salir de Alemania en 1939. Por su parte, la Fundación Thyssen-Bornemisza defiende que "el barón Thyssen-Bornemisza adquirió la pintura de buena fe en 1976, y la ffndación, a su vez, adquirió la pintura en 1993, donde ha estado siempre en exhibición al público".El litigio se remonta al año 2005 cuando Claude Cassirer, nieto de Lilly, interpuso una demanda en California contra el Estado español y la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza. A su muerte siguieron sus herederos, y después de 15 años de batalla judicial, en agosto de 2020 el Tribunal de Apelación de los Estados Unidos reconoció a la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza como legítima propietaria del cuadro de Pissarro. No obstante, a familia judía recurrió y el asunto se convirtió en uno de los pocos recursos que han llegado al Tribunal Supremo del país.

La cuestión ante el Tribunal Supremo de los EEUU era la determinación de la norma de conflicto de leyes relevante, es decir, si el juez americano debía aplicar la norma de conflicto de leyes federal o estatal de California para a su vez determinar el derecho aplicable al fondo del asunto. Como posibles derechos aplicables estaban el derecho español y el derecho del estado de California. 

Finalmente, el alto tribunal norteamericano ha determinado que debe aplicarse la norma de conflicto de leyes del estado de California, en lugar de la norma federal. Para llegar a esta conclusión, el Tribunal ha tenido en cuenta que, “una vez que un Estado extranjero carece de inmunidad de jurisdicción, está sujeto a las mismas reglas de responsabilidad que un ente privado.” 

Esta decisión tiene una importancia crucial para el destino del cuadro, señalan las fuentes consultadas, habida cuenta de que, utilizando la norma de conflicto de leyes federal, los tribunales inferiores hasta ahora habían aplicado el derecho español para determinar si la Fundación Thyssen-Bornemisza debía devolver el cuadro a la familia Cassirer. 

Noticias relacionadas

Ahora el Tribunal Supremo de los EE.UU. ordena a los tribunales inferiores a reabrir el caso para, aplicando la norma de conflicto de leyes de California, determinar qué derecho debe aplicar al fondo de la controversia, es decir, el derecho español --como se había hecho hasta ahora-- o en su lugar el derecho estatal de California. 

Bajo el derecho sustantivo del Estado de California, incluso si la Fundación Thyssen-Bornemisza fuese un tercero de buena fe a la hora de comprar el cuadro, no podría haber adquirido su título de propiedad habida cuenta de que el cuadro fue expoliado en la Segunda Guerra Mundial. En consecuencia, si se aplicase el derecho sustantivo californiano, la Fundación Thyssen-Bornemisza debería devolverlo a la familia Cassirer, según esta parte.