Ciclo de películas

Un robot con un pene respetable: el impacto del cine en la obra de Nazario

  • La Filmoteca de Catalunya dedica una ‘Carta blanca a Nazario’ en la que el autor de cómics y pintor reivindica algunas de sus películas favoritas

  • Algunos de los títulos elegidos por el artista tienen traslación a su obra

Una ilustración de Anarcoma, personaje de Nazario, y un fotograma de ’La muñeca’.

Una ilustración de Anarcoma, personaje de Nazario, y un fotograma de ’La muñeca’.

6
Se lee en minutos
Quim Casas

Nazario Luque es pintor, autor de cómics, uno de los padres del tebeo 'underground' español. Un narrador, en definitiva, que hizo de la transgresión, estilo. Quizá le habría gustado realizar películas, y por ello considera el cómic como el pariente pobre del cine. El trazo, los ángulos de la composición, la luz y el color sobre papel impreso sustituyen el laborioso y costoso, en términos económicos, proceso de construir decorados, dirigir actores, filmar, rebelar, procesar y estrenar un filme. Ni con el digital resulta más práctico.

Así que Nazario, guionista y realizador de sus historietas, se convirtió en uno de los narradores más importantes de la contracultura española (la de verdad) desde su fortín barcelonés, dibujando un espacio habitado por chulos, travestis, prostitutas, robots eróticos de falo gigantesco y aventureras de la noche canalla. Los trasladó al cómic desde mediados de los años 70 hasta finales de los 90, cuando decidió dedicar todo su tiempo a la pintura. ‘Mujeres raras’, ‘Nuevas mujeres raras’, ‘Turandot’, ‘Alí Babá y los 40 maricones’ y la más popular de sus creaciones, ‘Anarcoma’ (cuyas muchas andanzas fueron recopiladas integralmente en un tomo en 2017) son parte indisociable de la historia del cómic 'underground', de la revista ‘El Víbora’ y la editorial La Cúpula.

Aperitivo

Tanto le gusta el cine a Nazario que la Filmoteca de Catalunya le ha ofrecido carta blanca para que seleccione una decena de sus películas preferidas, por motivos de lo más diverso. Es solo eso, una especie de aperitivo en el que seguro que también podrían haber estado melodramas de Rainer Werner Fassbinder, Luchino Visconti, Pier Paolo Pasolini o Hans-Jürgen Syberberg.

Esta ‘Carta blanca a Nazario’ se abre el próximo martes con la proyección de ‘Die puppe’ ('La muñeca'), filme de Ernst Lubitsch realizado en 1919 y que será presentado por el propio artista, y se cierra el martes 19 de abril con ‘Lust in the dust’, un wéstern 'trash' y trans protagonizado por Divine y Tab Hunter en 1985.

Parentescos

La película muda de Lubitsch es una auténtica rareza, desbordante en imaginación, que se basa en un cuento de E.T.A. Hoffmann: la historia de un joven muy tímido que se casa con una muñeca autómata sin saber que ha sido suplantada por una mujer de verdad. En el universo gráfico de Nazario han aparecido seres mecánicos con apariencia humana como XM2, compañero de andanzas de Anarcoma, "un robot fabricado y patentado por los hermanos Herr, calvo y velludo, fuerte y de polla respetable, cuyo secreto está en su ombligo, donde tiene un botón y, si lo aprietas, el robot se pone a tus órdenes con el miembro empalmadísimo", tal como lo describió Nazario en su presentación de personajes del volumen ‘Anarcoma. Obra gráfica completa’.

Marlene Dietrich en 'Marruecos'.

/ Archivo

El trasunto sexual del filme de Lubitsch es distinto, por supuesto, pero es muy interesante la reivindicación que realiza Nazario de ‘La muñeca’ por su carácter lúdico y transgresor en una época en la que el cineasta, aún afincado en su Alemania natal, rodaba grandes producciones históricas como ‘Madame DuBarry’ y ‘Ana Bolena’.

Lo tiene todo

En una selección cinematográfica de Nazario no podía faltar Marlene Dietrich, el gran icono ‘queer’ en los tiempos del cine clásico. Podría haber escogido cualquiera de las películas que hizo con Josef von Sternberg, el cineasta que mejor supo mostrar en pantalla la ambigüedad y fascinación de la actriz, pero la opción de ‘Marruecos’ (1930), su primer filme en Hollywood con el director, es la más clara.

Historia de pulsiones amorosas y fatalistas entre una cantante de cabaret y un legionario, lo tiene todo para seducir a Nazario, que la considera la más redonda de todas las que hicieron juntos: glamur, sofisticación, perversión, obsesión, pulsión sexual, los planos de Marlene vestida de hombre, el toque canalla del legionario Cooper. Una de las 30 ilustraciones que conforman el ‘Abecedario para mariquitas’ que Nazario publicó en 1978 en la revista ‘Bazaar’ -"lleno de guiños, picardía, iconos gais y homenajes"- está dedicada precisamente a Dietrich.

Perspectiva militante

Desde la perspectiva gay militante que Nazario y los artistas de su generación siempre representaron, es lógico que en la selección se encuentre también ‘No es perverso ser homosexual, perverso es el contexto’ (1971), una especie de ensayo sociológico sobre la homosexualidad en Berlín que supuso el primer largometraje de Rosa von Praunheim, uno de los cineastas más militantes del cine gay. El filme pudo realizarse porque desde 1969 los homosexuales no eran procesados, aunque hasta 1994 siguió siendo considerada un delito. Von Praunheim y Nazario escogieron caminos bien distintos al hablar del tema, pero ambos han sido fundamentales para avanzar en el proceso de normalización social, aunque la homofobia siga campando a sus anchas hoy en día.

Un fotograma de 'Gerontophilia'.

/ Archivo

Tampoco podía faltar una película del canadiense Bruce LaBruce, el Ralf König del celuloide gay. Nazario ha seleccionado ‘Gerontophilia’ (2013). Si LaBruce es conocido sobre todo por su imaginario más punk y sadomasoquista, lo que entronca con no pocas historias de ‘Anarcoma’, en esta película cuenta la relación entre un joven que se siente atraído por los hombres de avanzada edad y uno de los pacientes del geriátrico en el que acaba trabajando.

Recuerdos de La Paloma

Puede sorprender la presencia de ‘El placer’ (1950), obra maestra de Max Ophüls basada en tres cuentos de Guy de Maupassant. No hay aparente temática gay, pero para Nazario es un filme "con unos movimientos de cámara que me dejan atónito siempre que la veo", lo mismo que con ‘Carta de una desconocida’, ‘Madame de…’, ‘Lola Montes’ y otros filmes de Ophüls. Además, "el pasillo del local de baile de la primera historia, la del hombre mayor que se pone una máscara para parecer más joven, me recuerda a La Paloma".

'Imagen de 'Vegas in space'.

/ Archivo

Noticias relacionadas

La película más sorprendente en esta selección es ‘Vegas in space’ (1991), una serie B trans de Philip R. Ford que Nazario conserva aún en una cinta de VHS: "Rebasa lo kitsch, este concepto ni siquiera sirve para el filme". Sus protagonistas son tres tripulantes masculinos de una nave espacial que se hacen pasar por mujeres para entrar en el planeta Clítoris, habitado solo por mujeres. Busquen imágenes: más delirante, imposible. Nazario se inspiraría en algunos aspectos para la historia de Anarcoma con Metamorfosina y sus pirañas tuertas.

Los secretos del artista

La carta blanca se completa con ‘Las aventuras del príncipe Achmed’ (1923-1926), el primer largometraje animado de la historia, realizado por Lotte Reiniger con la técnica del papel recortado para contar la historia de un califa y un caballo mágico, y dos trabajos de Pol Merchan: ‘Pirate boys’ (2018), sobre la escritora punk y teórica del feminismo prosexo Kathy Acker y el fotógrafo intersexual Del LaGrace Volcano, cuyo trabajo discurre en torno a la representación del género; y ‘Faunos’ (2022), un retrato del propio Nazario en el que el artista le permitió al director abrir la caja en la que guardaba todo tipo de objetos comprados en Els Encants y desentrañar los misterios guardados en su altillo.