Estreno en Disney+

'Red': la película de animación de Pixar que rompe el tabú de la menstruación

  • La película, que se estrena en Disney+, es la constatación de que el estudio de animación está intentando reinventarse gracias a autoras como Domee Shi

Un fotograma de ’Red’, de Domee Shi

Un fotograma de ’Red’, de Domee Shi / Disney+

3
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

'Red' es la primera película de Pixar dirigida en solitario por una mujer. Se trata de Domee Shi, cineasta chinocanadiense de 33 años que desde 2011 trabaja en el estudio y que, con su primer cortometraje, 'Bao', consiguió el Oscar confirmando el cambio de sensibilidad que se estaba produciendo en el terreno de la animación. Más personajes inclusivos, una mirada femenina y una variedad de temas alejados de los clichés que ayudaban a conectan con la contemporaneidad. En 'Bao' se hablaba de la maternidad y del nido vacío a través de un 'dumpling' que cobraba vida. Ahora, 'Red' confirma que nos encontramos ante una autora dueña de un universo personal, original y con un perfil irreverente.

Su protagonista es Mei, una niña de 13 años que habla a la cámara y que nos presenta sus intereses y aficiones, de manera que nos sumergimos con ella en el universo 'teenager' a través de un auténtico remolino de vitalidad. Vive en Toronto y su familia regenta un templo dedicado a una deidad china a la que profesa un extraño culto. El microcosmos del instituto, su pandilla de amigas y conseguir entradas para ver a la 'boy band' de turno (la película transcurre a principio de los 2000) son sus principales preocupaciones, en concreto ella es fan de los 4*Towns (una banda creada para la ocasión) cuyas canciones han sido escritas por Billie Eilish y FINNEAS.  

Hulk en chica

Toda esta supuesta normalidad en la que se encuentra instalada se desmoronará un día al despertar, cuando note un cambio en su cuerpo: se ha convertido en un enorme panda rojo y, dependiendo de su estado de ánimo, se transformará hasta que aprenda a tener el control sobre sí misma. “Para mí era la metáfora perfecta de la pubertad, la de una niña que es un cóctel de hormonas y no tiene las herramientas suficientes para saber qué es lo que le está pasando. Yo recuerdo estar siempre roja, por la furia, la vergüenza o el amor. Y, por supuesto, la menstruación es roja”, cuenta Domee Shi a EL PERIÓDICO durante su visita a Madrid para presentar la película. “Es como Hulk, pero en chica. Y en vez de verde, roja, peludita y adorable”. 

En la película se dinamitan los tabús sobre la regla y sobre el deseo sexual adolescente y se reivindica la amistad entre chicas como espacio de confort, sobre todo a la hora de escapar del control que pueden ejercer los progenitores en una etapa tendente a la confusión tanto emocional como física. “Quería dar protagonismo a mi yo de 13 años y también hablar de la relación que tenía con mi madre en aquella época. Es un momento duro para ambas partes, porque se generan muchas brechas de incomprensión. Cualquier cosa la vives de forma intensa y eso está presente en Mei, en su forma de moverse. Es un auténtico terremoto y la película se impregna de esa energía tan particular”, continúa la directora.

Domee Shi, esta semana en la presentación de 'Red' en Los Ángeles

/ Mario Anzuoni /Reuters

Noticias relacionadas

Reconoce que quería correr riesgos con esta película y que consiguió tener una absoluta libertad creativa. 'Red' habla de la identidad, de cómo se forja la personalidad y de qué manera nuestro ‘yo’ termina por imponerse frente a la herencia y el pasado a través de las decisiones que se toman, tendiendo o rompiendo puentes dependiendo de las circunstancias. Aquí no hay princesas, ni mundos idílicos, y la fantasía se utiliza como metáfora del proceso de cambio. 

Shi es una apasionada del anime y eso se nota en la una película. El diseño es texturizado, casi táctil, muy colorista y las expresiones faciales se asemejan a las técnicas de la animación japonesa. “Crecí viendo anime y me encanta cómo juegan con las emociones de forma tan rápida y fluida. Era perfecto para simbolizar la montaña rusa en la que vive Mei, con todos esos cambios de humor”.