Crítica de música

Con Mahler y Mozart pensando en Ucrania

La Orquesta de la Suisse Romande dirigida por Jonathan Nott deslumbran en el Palau con una ‘Quinta’ de Mahler para el recuerdo

El flautista Emmanuel Pahud, con Jonathan Nott al frente de la Orquesta de la Suisse Romande, en el Palau de la Música

El flautista Emmanuel Pahud, con Jonathan Nott al frente de la Orquesta de la Suisse Romande, en el Palau de la Música / A. Bofill

1
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

El ciclo BCN Clàssics regresó con la Orquesta de la Suisse Romande capitaneada por su director artístico y musical, Jonathan Nott, y nada menos que con la ‘Quinta Sinfonía’ de Mahler. Como preámbulo se contó con el flautista Emmanuel Pahud en el ‘Concierto en Sol mayor, K. 313’, de Mozart; el músico suizo, que ocupa el puesto de primer flauta de la Filarmónica de Berlín, demostró su afinidad con el genio de Salzburgo en esta obra fundamental del repertorio y de gran complejidad para el solista, quien debe frasear con gusto mientras se mueve por una escritura exigente y virtuosa. Pahud pudo con ello sin problemas; por el contrario, aplicó ingenio y una digitación prodigiosa unidos a un control del ‘fiato’ impresionante. Como propina regaló una emotiva ‘Syrinx’, de Debussy, deseando, en perfecto castellano, que “ojalá encontremos algo de paz en esta pieza”. Una maravilla, incluso tratándose de una canción de agonía.

Mozart aportó aire fresco a una velada que se desarrollaba en un día fatídico, con una guerra estallando en el continente. Por eso, y por desgracia, la ‘Quinta’ de Mahler no pudo ser más oportuna. Su carácter sombrío y las referencias a temáticas relacionadas con la muerte que circundan la partitura, convirtieron esta brillante interpretación en toda una plegaria. La ‘Marcha fúnebre’ que abre la obra y su famoso ‘Adagietto’, sobre todo, crearon un especial ambiente ante un público con la invasión de Ucrania en la mente. La lectura de Nott –sin partitura– llegó plena de contrastes y con un sonido suntuoso y equilibrado, con solistas de lujo firmando una versión para el recuerdo.