Crítica

Un Fagioli virtuoso conquista el Palau

El cantante debutó en el auditorio modernista con un complejo programa que superó con creces

Franco Fagioli, en el Palau de la Música.

Franco Fagioli, en el Palau de la Música. / Antoni Bofill

1
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

El contratenor argentino Franco Fagioli debutó en el Palau con un éxito memorable con arias de óperas del siglo XVIII. Quienes le seguimos la carrera esperábamos desde hace años escucharle en directo 'Vo solcando in mar crudele', de la ópera ‘L’Artaserse’ de Leonardo Vinci. La pieza de bravura, llena de escalas, trinos y todo tipo de ornamento, ha convertido a Fagioli en una luminaria gracias a su divulgación en YouTube, interpretación que suma miles de reproducciones. Y no es para menos, porque este artista excepcional, dotado de una técnica fuera de serie, la defiende con sus mejores armas, con un control del ‘fiato’ de maestro, siempre ágil en la coloratura y un experto en el ‘canto legato’. Fagioli crea magia con su virtuosismo brindando auténtico sentido teatral y dramático al ‘bel canto’ barroco.

El exigente programa incluía otras piezas del compositor napolitano en las que emocionó igualmente, como el aria 'Quell’usignolo che innamorato', de la ópera ‘Gismondo, re di Polonia’, en la que hizo flotar su voz de mano de la flauta, además de 'Gelido in ogni vena' de ‘Siroe, re di Persia’, en la que lució graves extremos y una línea de canto con la que simplemente pareció detener el tiempo.

De Händel bordó 'Agitato da fiere tempeste'; de ‘Riccardo Primo, 're d’Inghilterra’, que el compositor reciclara para su ‘pasticcio’ ‘Oreste’, toda una fiesta del hedonismo. De ‘Ariodante’ Fagioli impresionó con 'Dopo notte' en contraste con una dramática 'Scherza infida', para cerrar plaza con una espectacular 'Sento brillar nel sen' de ‘Il pastor fido’.

Noticias relacionadas

Antes, de Niccolò Porpora, maestro de ‘castrati’ como Farinelli o Caffarelli, Fagioli, ofreció un 'Alto Giove' (de ‘Polifemo’) en la que nuevamente impactó por el dominio de su instrumento. Con dos arias de Händel como regalo despidió un concierto que quedará para el recuerdo.

El Gabetta Consort que dirige Andrés Gabetta se plegó a los requerimientos del solista en íntima comunión y se lució en piezas instrumentales de Purcell, Vivaldi (como en el ‘Concerto Grosso Mogul’) y Locatelli.