Nombramiento

James Gaffigan asumirá la dirección musical de la Komische Oper de Berlín

James Gaffigan.

James Gaffigan.

1
Se lee en minutos
EFE

El estadounidense James Gaffigan asumirá la dirección musical de la Komische Oper de Berlín a partir de la temporada 2023/2024 y por cuatro años, hasta el verano de 2027, anunció hoy este teatro, uno de los tres grandes coliseos operísticos de la capital alemana. "Estoy orgulloso de contribuir en un futuro a esta institución como director musical y miembro de la dirección artística, conjuntamente con la maravillosa orquesta y todo su colectivo", dijo Gaffigan en un comunicado.

Dio las gracias al sistema educativo público de su ciudad, Nueva York, por haber podido disfrutar de manera intensiva desde la infancia de la educación y la cultura a pesar de no tener los recursos necesarios y dijo considerar como una de sus tareas "devolver algo de ese regalo". "Me alegra poder hacerlo en la Komische Oper de Berlín", agregó. El comunicado destaca que Gaffigan es uno de los más destacados directores de su generación, "celebrado sobre todo por su natural ligereza y musicalidad convincente".

Muy solicitado

Actualmente desempeña funciones de dirección artística en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, la Orquesta Sinfónica y Ópera de Trondheim, la Joven Orquesta del Festival de Verbier y la Orquesta Filarmónica de la Radio de los Países Bajos.

Noticias relacionadas

Hasta el verano pasado, durante 10 años fue director titular de la Orquesta Sinfónica de Lucerna y es director invitado, entre otras instituciones, de la Opera Nacional de Paris, del Metropolitan de Nueva York, de las Sinfónicas de Londres y de Viena y la Royal Concertgebouw de Amsterdam.

Los futuros directores artísticos del la Komische Oper, Susanne Moser y Philip Bröking, por su parte, se mostraron contentos, "desde el punto de vista humano y artístico", y afirmaron que Gaffigan "cuadra perfectamente con el perfil" del teatro. Ellos, que asumirán este verano el cargo que dejará el australiano Barrie Kosky, destacaron que es un "jugador en equipo, joven y curioso, experto y con estilo a la vez" y que su "amplio repertorio y su interés" contribuirán a que la Komische Oper lleve a cabo con éxito las diversas tareas que tendrá por delante durante las próximas obras de reforma del teatro. La Komische Oper se trasladará el año que viene al edificio del Schiller Theater, que acogió ya a la Staatsoper de Berlín cuando estuvo en obras.

Temas

Ópera