Lanzamiento musical

El nuevo disco de Alejandro Sanz, canción a canción

Confesiones personales del artista y declaraciones de amor entregado componen la trama de 'Sanz', un disco que suena a ritmo de balada y cuenta con Paco de Lucía y Manuel Alejandro como estrellas invitadas

Alejandro Sanz, en una imagen promocional de su último disco, ’Sanz’

Alejandro Sanz, en una imagen promocional de su último disco, ’Sanz’ / Jaume de Laiguana

4
Se lee en minutos
Juan Fernández
Juan Fernández

Periodista

ver +

Compuesto durante pandemia, “a fuego lento y con mucho tiempo”, según reconoce el cantante, el nuevo disco de Alejandro Sanz –el doceavo de estudio de su carrera- ha sido cocinado entre su casa de la lujosa urbanización de La Finca (en Pozuelo de Alarcón, Madrid) y un cercano estudio de grabación, y aliñado en los Abbey Road Studios de Londres. El álbum, que sale a la venta el viernes 10 de diciembre, lo forman una decena de canciones entre las que abundan las baladas románticas, los tempos lentos y los característicos ecos latinos y flamencos que definen su estilo. Alfonso Pérez, Javier Limón y el propio cantante han corrido a cargo de la producción.  

'Bio'

Tarjeta de presentación y declaración de intenciones a las primeras de cambio: Alejandro Sanz abre el álbum desnudándose como nunca antes lo había hecho. A través de una sucesión de fraseos con ritmo de rap sobre un fondo de violines, guitarras y pianos, el artista va relatando su vida, desde su infancia hasta la conquista del éxito, deteniéndose en la evocación de sus padres, los años del colegio, la sospecha adolescente de ser “un rarito” y su sueño persistente por dedicarse a la música. Publicado el pasado 5 de octubre, el tema fue el primer adelanto del álbum que se dio a conocer.

'Iba'

En el segundo corte del disco, las confesiones personales de Sanz, susurradas a ritmo de downtempo, aparecen envueltas en unos cuidados arreglos musicales orquestales que añaden épica a la canción hasta convertirla en una melodía emocionante con aspiraciones de himno. “No sé vivir”, concluye el músico al final del tema. 

'Yo no quiero suerte'

Balada romántica clásica y canónica compuesta al ‘estilo Sanz’, con sus giros y cambios de ritmo y voz habituales en sus canciones. El tema atesora un estribillo –“yo no quiero suerte, yo te tengo a ti”- que se pega al techo del paladar desde la primera escucha. Madera de hit que sonará desde ya en las radiofórmulas y será coreado hasta la saciedad por sus seguidores más fieles.

'La rosa'

Timbales, pianos, guitarras españolas y ritmos de guaguancó ponen tono aflamencado y latino a una canción que esconde una sorpresa. Requiere atención para advertirla: en el estribillo se escucha la guitarra y, ¡oh sorpresa!, también la voz de Paco de Lucía. El guitarrista dejó la estrofa grabada antes de morir y Sanz la ha recuperado para usarla como base de la canción. 

'Si yo quisiera y tú pudieras'

Balada marca de la casa con todos los condimentos característicos del estilo de Sanz. Declaración de amor cantada en primera persona y dirigida en directo y sin intermediarios a la persona amada cual epístola romántica. 

'Mares de miel'

Segundo single del álbum, publicado el pasado 15 de octubre. Balada amorosa clásica de la factoría Sanz. “Por primera vez te encuentro cada día y siento tu alegría como mía, la misma que alumbraba mi camino ayer, tú eres la luz que a mí me guía. Por primera vez te quiero cada día, niña, por primera vez y siento tu alegría como mía”, recita el estribillo que acaba sumergido en un océano de instrumentos de viento que añaden elegancia a la canción. El músico ha confesado que 'Mares de miel' es el tema que más le costó componer de todo el álbum.

'Uno nada más'

Sanz ha declarado que este álbum ha supuesto para él una búsqueda de las raíces y un regreso al origen. Prueba de ello es 'Uno nada más', donde las teclas de un piano enmarcan una nueva balada romántica marcada por los arreglos orquestales que recuerdan al primer Sanz.  

'No sé qué me pasas'

No todo el nuevo disco de Alejandro Sanz invita a ser escuchado en posición horizontal. La canción más pop, rítmica y bailable del recopilatorio rompe con los downtempos del resto del álbum y propone otra tonalidad más dinámica para insistir en el amor como tema argumental. “No sé qué me pasas, no me digas nada, vengo a este escenario para llevarte a casa”, repite el estribillo a modo de cantinela.

'Geometría'

Junto a ‘La Rosa’, el penúltimo corte del disco es la otra canción de marcado acento aflamencado del compilatorio. El músico juega con las formas geométricas –“Yo te circulo a ti y tú me cuadras a mí”, repite la melodía como un soniquete- para componer una nueva declaración romántica sobre un fondo de pianos, palmas, guitarras y cajones.

Noticias relacionadas

'Y ya te quería'

El nuevo disco de Alejandro Sanz se cierra con otro hito inaudito: por primera vez, el músico y compositor acepta interpretar una canción que no está firmada por él. La ocasión lo merece: tras un largo tiempo de distancia personal y profesional -no se habían vuelto a ver desde el bautizo de Sanz-, el cantante y Manuel Alejandro se reencontraron en el último año y el autor se comprometió a dedicarle una canción. El resultado es una balada lenta, profunda y sentida, de las de arrancar lágrimas desde la primera escucha, que suena sobre un fondo de violines grabado por la Filarmónica de Bratislava.