Discos de la semana

Crítica de 'kick ii', 'iii', 'iiii' y 'iiiii', de Arca: reina de un cabaret del siglo XXII

  • La artista venezolana abruma con la edición de cuatro álbumes simultáneos en los que despliega un imaginario electrónico ensoñador con guiños al reguetón y al ciberpunk

  • Los nuevos álbumes de Julie Doiron, Deep Purple, Abdullah Ibrahim y Leo Nocentelli, también reseñados

Crítica de 'kick ii', 'iii', 'iiii' y 'iiiii', de Arca: reina de un cabaret del siglo XXII

Unax LaFuente

4
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +
Rafael Tapounet
Rafael Tapounet

Periodista

Especialista en música, cine, libros, fútbol, críquet y subculturas

Escribe desde Barcelona

ver +
Roger Roca

'kick ii', 'iii', 'iiii' y 'iiiii'

Arca 

 XL Recording-Popstock!

 Electrónica-Pop

★★★★ 

La hemos visto crecer, Sónar mediante, arqueando nuestras cejas ante la extensión de su telaraña de seducciones, en la que se han ido enganchando creadores como Björk, FKA Twiggs, Antony, Kanye West, Frank Ocean, Future o Rosalía. Con todos ha compartido producciones, mezclas y ‘beats’ Arca, una figura que acaso cayó del cielo con la misión de trastocar la noción de artista pop. Desde su misma naturaleza andrógina y su estética delirante, hasta ese lenguaje musical de otro mundo, mezcla de tribalismo y ensueño, de sensualidad y vandalismo digital.

Y en estas, llega su nuevo álbum, que, en realidad, consiste en cuatro volúmenes, dando continuidad al laureado ‘kick i’ lanzado el año pasado. Al segundo, tercero y cuarto ‘kick’ se ha sumado un quinto, por sorpresa, este mismo viernes, con lo cual hablamos de más de dos horas de música. Entrega abrumadora por su cantidad y su poder inmersivo: te hace sentir en una selva galáctica abriéndote paso a machetazos, en un entorno entre mágico y salvaje, fundiendo las soluciones de vanguardia con vestigios, troceados o machacados, de ritmos populares. Y de todo ello salen canciones, con sus líneas melódicas insinuadas (a veces), y ocasionales estribillos excéntricos, sin llegar a perder de vista la dimensión pop (sobre todo en ‘kick ii’).

Reguetón cubista

Estos nuevos capítulos te transportan a otra realidad desde la voz procesada que abre ‘Doña’. Autorretrato con violencia pugilística, donde la artista venezolana no binaria Alejandra (antes Alejandro) Ghersi Rodríguez procede a presentarse: “La Doña Arca se reboza / en su cama / Frota su fe / con desenfado”. De ahí, a la cadencia de ‘Prada’, que proclama la simpatía tropical, como luego las expeditivas ‘Rakata’ y ‘Tiro’, llevando patrones de reguetón o cumbia a un estadio abstracto, de fiesta venusiana.

La clave latina, ya sugerida en aquel ‘kick i’, tiene ahora más presencia, si bien Arca puede deslizarse hacia planos más oníricos y ambientales, ceder protagonismo a las armonías vocales (Sia en ‘Born yesterday’) o fagocitar el ciberpunk (con Shirley Manson, de Garbage, en ‘Alien inside’). Hay poco margen para el descanso de los sentidos, y la voz atrae los focos: distorsionada o esbozando imposibles garabatos, del ‘autotune’ al trabalenguas infinito. Los ambientes se hacen más etéreos en ‘kick iiii’ y cierto minimalismo fantasmal planea sobre ‘kick iiiii’, donde Arca cuela a otro fichaje ‘vip’, Ryuichi Sakamoto, entre las sombras de ‘Sanctuary’.

Esta orgía editorial tiene su parte de exceso y de exhibicionismo ‘arty’, pero, a medida que uno va digiriéndola, se asienta una noción de Arca como creadora dotada de una extraña sensibilidad. Diva de un cabaret pixelado, con coraje y artes de hechicera, capaz de emocionar, intrigar o sacudir con una música imprevisible, libre de pautas. Jordi Bianciotto

Otros discos de la semana

'I thought of you'

Julie Doiron 

 You've Changed

 Rock indie

★★★★ 

En la primera colección de composiciones nuevas en solitario que publica en una década, la artista canadiense, auxiliada por el hiperactivo Daniel Romano, canta a los amores perdidos y las nuevas oportunidades sobre una base instrumental de perfiles country-folk que lo mismo se acerca a la psicodelia (‘Just when I thought’) que mira a los ojos a Neil Young y Crazy Horse (la estupenda ‘The letters we sent’) o hasta desaparece para ceder todo el protagonismo a la magnífica voz de Doiron (‘Back to the water’). Rafael Tapounet

'Turning to crime'

Deep Purple 

 Earmusic- Edel

 Rock

★★★★ 

En lugar de quedarse en un rincón llorando por las giras perdidas, Ian Gillan y compañía han preferido divertirse grabando su primer álbum de versiones en 53 años de carrera. Homenajes a sus raíces que revelan un espectro más amplio de lo que cabría imaginar: más allá del proto-hard rock (The Yardbirds, Cream, Love), salen chispas de sus asaltos al swing de Louis Jordan (‘Let the good times roll’) y al soul de Mitch Ryder (‘Jenny take a ride!’), desplegando pasión e inventiva. Saludable. J. B.

'Solotude'

Abdullah Ibrahim 

 Gearbox Records

 Jazz

★★★★ 

Hace años que Abdullah Ibrahim celebra su aniversario con un concierto a piano solo en un pequeño pueblo de Alemania. El de 2021, cuando cumplía 86 años, el concierto se convirtió en una grabación a puerta cerrada. Con esa mezcla de paz, luz y misterio que lo hace único, en 'Solotude' el gigante sudafricano encadena una larga colección de sus melodías -joyas como 'Mindiff', 'Sotho Blue', 'The Wedding'-, algunas casi en formato de miniatura. Son solo 40 minutos, pero suenan como si el tiempo se detuviera. Roger Roca

Noticias relacionadas

'Another side'

Leo Nocentelli 

 Light in the Attic

 Rock acústico

★★★★ 

El guitarrista de The Meters, adalides del funk de Nueva Orleans, grabó entre 1970 y 1972 un elepé de canciones originales (más una versión del ‘Your song’ de Elton John) cuya naturaleza acústica e introspectiva se alejaba tanto del exuberante estilo de su grupo que las cintas se quedaron criando polvo en un estante. Su casi milagrosa recuperación, al cabo de medio siglo, nos descubre a un cantautor sensible, cálido y crudo a la vez, a medio camino entre James Taylor y Bill Withers. Una revelación. R. T.