Crítica de cine

Crítica de 'El amor en su lugar': virtuosismo con emoción

Fotograma de ’El amor en su lugar’, de Rodrigo Cortés

Fotograma de ’El amor en su lugar’, de Rodrigo Cortés / El Periódico

  • Rodrigo Cortés se basa en un hecho real, una compañía teatral que interpretaba obra cómicas en el gueto de Varsovia, para componer un relato tan virtuoso como emocionante en torno a la supervivencia frente a la barbarie.

1
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

'El amor en su lugar'

Dirección  Rodrigo Cortés

Intérpretes Clara Rugaard, Ferdia Walsh-Peelo, Magnus Krepper, Freya Parks, Jack Roth, Henry Goodman, Dalir Streett Tejada, Anastasia Hille, Valentina Bellè

Año 2021

Estreno  3 de diciembre de 2021

★★★★ 

En las películas de Rodrigo Cortés los personajes siempre se encuentran de alguna manera presos, encerrados en espacios de los que no pueden escapar. En 'Buried' era un ataúd y en 'El amor en su lugar', el gueto de Varsovia. La cámara del director se adapta a estas dimensiones para sacar el mayor partido posible a través de la puesta en escena. Su virtuosismo siempre parece estar por encima de todo, pero en esta ocasión, además de los planos secuencia y de las virguerías formales hay otros niveles de complejidad que van más allá del mero ejercicio de estilo. 

Noticias relacionadas

La película transcurre en tiempo real y sigue a una serie de personajes que se encuentran representando una obra de teatro cómica para los habitantes del gueto. El humor, la necesidad de escapar del dolor a través de la risa se unen a su situación trágica, de forma que todo se acaba entremezclando, la realidad con la ficción, lo que ocurre en el escenario con lo que pasa entre bambalinas a través de unos diálogos brillantes que remiten a Wilder o Lubitsch. Un dispositivo muy complejo que fluye de manera orgánica frente a nuestros ojos para evidenciar la sabiduría e inteligencia de un director experto en utilizar las herramientas del lenguaje sin por ello perder de vista lo más importante: la emoción y la humanidad del relato.